in

11 Comidas para congelar: criterios, ideas y recetas

Aliméntate de forma saludable con la comida que preparas y congelas en casa

comidas para congelar
Crédito de la imagen: Pxhere

Planificar las comidas es una de las tareas más difíciles para quien administra el hogar. Por eso, siempre son bienvenidas las ideas sobre cómo elaborar sencillas comidas para congelar en porciones individuales. Esta práctica trae consigo 2 ventajas. Por un lado, es más económico. En segundo lugar, comes unos platos saludables que te permitan llevar una dieta balanceada.

Eso sí, los alimentos que se congelan en casa no tienen nada que ver con los que se venden en los supermercados. No compres esas terribles comidas congeladas dado que están llenas de conservantes y grasas dañinas.

11 Ideas de comidas para congelar y ahorrar tiempo

comida tupper
Crédito de la imagen: Noticiasaominuto

Habitualmente, las personas llevan comida en el tupper al trabajo o la escuela. No obstante, algunas recetas deben prepararse cada día y esto roba mucho tiempo. Preparar el menú de la semana y congelarlo es la mejor forma de garantizar la frescura de los alimentos y ahorrar tiempo y electricidad. Pero hay que saber hacerlo bien.

A seguir, se exponen las comidas que se pueden congelar en porciones individuales sin comprometer su sabor y su textura.

Comidas gratinadas

Puedes elaborar una lasaña, unos canelones, un pasticho, o cualquier tipo de comida que sea gratinada al horno y congelarla. Eso sí, divídela en porciones individuales antes de meterlas en el refrigerador.

Pimientos rellenos

Los pimientos rellenos con otros vegetales o con carne, además de ser una opción muy sana para tu organismo, son una de las comidas para congelar ideales.

Frutas

Las frutas se conversan muy bien en el congelador. Lávalas y mételas en la parte más fría de la nevera. De esa manera, podrás elaborar riquísimos batidos y comer estos alimentos cuando estén fuera de estación.

Sopas

Entre las comidas para congelar destacan las sopas. Ya sea frías como puede ser el gazpacho o el salmorejo, platos típicos de la comida española, o sopas calientes, éstas se pueden almacenar perfectamente en el congelador.

Asimismo, puedes guardar en el refrigerador los fondos para las comidas como el de pollo, el de carne, el de pescado o el de los vegetales. De esta manera, cuando vayas a cocinar cualquier plato siempre tendrás uno a tu alcance.

Cremas

Las cremas, igualmente, pueden ser comidas para congelar. No obstante, hay que tomar atención porque algunas como las de calabaza podrán separarse al ser descongeladas. En dicho caso, vuelve a licuarlas.

Guisos

¿A quién no le gusta ingerir un buen guiso en un día de frío? Estos también son comidas que se pueden congelar. Eso sí, en el caso de contener patatas, retíralas antes de congelar el guiso y guárdalas aparte.

Pan

Este alimento hecho a base de harina, levadura y agua sí que se puede congelar, a pesar de que existen mitos que dicen que no. De esta manera, podrás comer este alimento recién salido del horno todo los días. Para eso, es importante que sepas unos trucos para descongelar pan.

Aquí puedes aprender a elaborar pan casero o pan de espelta.

Granos preparados

Los garbanzos, las lentejas, las arvejas, los porotos, el maíz y un sinfín de granos son comidas para congelar que deben separarse en porciones individuales.

Croquetas

Una de las delicias de la gastronomía de la península ibérica son las croquetas. Esta comida, tan usual en cualquier aperitivo que se tercie, es una buena opción para congelar. Sólo hay que recordar que una vez que se saquen del refrigerador hay que cocinarlas.

Verduras

Las judías verdes, el brócoli, la berenjena los puerros, las zanahorias, las yucas, las cebollas o el perejil son otros alimentos que se clasifican como comida para congelar.

Postres

Tartas de queso, tiramisús, bizcochos de jengibre o tortas de manzana son algunos de los dulces que también se pueden conservar por más tiempo si se colocan en el congelador.

Criterios a tener en cuenta al congelar cualquier alimento

congelar la comida
Crédito de la imagen: Leticolibri

Antes de comenzar a cocinar comidas para congelar, es importante que tengas unas nociones sobre la práctica que vas a llevar a cabo. De esta manera, sabrás cuáles son los mejores alimentos para refrigerar sin que estos pierdan sus propiedades y sabor original.

1. Separa la comida en porciones individuales para que cuando llegue el momento de descongelarla no tengas que sacar del frigorífico aquello que no vas a comer.

2. Al terminar de cocinar los alimentos, espera a que se enfríen totalmente antes de llevarlos al congelador. El calor de la comida dentro del refrigerador puede dañar el artefacto.

En caso de que vayas a colocar los tuppers dentro de la nevera, descubre aquí cuál es la mejor manera de preparalos.

3. Escribe las fechas de congelación de cada producto. Aunque la congelación extiende su duración, no los hace eternos. Las carnes no deben congelarse por más de 2 meses. Algunos vegetales pueden durar hasta un año, pero no todos.

Puedes descubrir aquí cómo congelar calabacín crudo y cómo descongelar la carne rápido de forma práctica y segura.

Recuerda que es imprescindible que uses recipientes que sean aptos para el congelador y que sellen adecuadamente. De lo contrario, el contacto de los alimentos con el aire puede hacer que estos se oxiden y deterioren. En el mercado existen varias opciones. Unos son los envases de plástico o vidrio, las bolsas para congelar con cierre mágico o el papel para envolver.

Algunos productos como la lechuga, los huevos o la leche no se deben congelar. En el lado opuesto están el queso, la coliflor o los plátanos.

2 Recetas de comidas para congelar

Con el fin de facilitarte la tarea de cocinar comidas para congelar para la semana, se presentan dos exquisitas recetas, a seguir.

Croquetas de arroz

croquetas de arroz
Crédito de la imagen: Cookpad

A pesar de no ser las croquetas más conocidas, éstas son deliciosas y harán las delicias de grandes y pequeños.

Ingredientes:

  • Huevo: 3 unidades;
  • Arroz largo fino:  300 gramos
  • Mozzarella: 250 gramos;
  • Ajo: ½  cucharadita;
  • Perejil: ½  cucharadita;
  • Queso rallado: 100 gramos;
  • Aceite para freír: al gusto;
  • Pan rallado: al gusto;
  • Sal: al gusto;
  • Harina: al gusto.

Modo de preparación:

1. Hierve el arroz en agua y échale un poco de sal.

2. Escurre el arroz y échale un chorro de agua fría para que se tempere. Luego, vuelve a colarlo para sacarle el agua.

3. Bate 1 huevo junto con el queso rallado, el ajo y el perejil  y después adoba la mezcla al gusto con un poco de sal.

4. Haz bolas con el arroz en forma de croqueta  y agujeréalas en el medio para colocar la mozzarella.

5. Bate los otros 2 huevos y déjalos en un bol. Coloca la harina en otro recipiente y el pan rallado en uno envase diferente.

6. Pasa las croquetas por la harina, luego por el huevo y, por último, por el pan rallado.

7. Dispón las croquetas en una bandeja y métela durante 1 hora, como mínimo, en la nevera para que agarren consistencia.

8. Por último, sácalas del frigorífico y ponlas en bolsas o recipientes para congelar.

No te olvides de escribir la fecha en que las congelas y de cocinarlas nada más descongelarlas.

Si te gustan las croquetas y te gustaría prepararlas con otros rellenos, aquí tienes unas deliciosas sugerencias.

Lasaña vegetal

lasanga
Crédito de la imagen: Pxhere

Esta lasaña vegetal es una de las comidas para congelar que no te costará mucho elaborar y que te permitirá mantener la línea.

Ingredientes:

  • Calabacín: ½  unidad;
  • Tomates maduros: 4 unidades;
  • Cebolla: ½  unidad;
  • Ajo: 1 diente;
  • Champiñones: 5 unidades;
  • Queso rallado: ½  bolsa;
  • Albahaca fresca: 1 rama;
  • Aceite de oliva: al gusto;
  • Sal: al gusto.

Modo de preparación:

1. Parte la cebolla en cuadraditos y frítala en una sartén. Una vez que empiece a coger color, vierte el ajo bien picadito y, tras 1 minuto, coloca los tomates cortados en daditos. A seguir entrevera los alimentos, tapa el recipiente de cocina y espera a que se cocinen los alimentos.

2. Tras 5 minutos, quita la tapadera  y apaga el fuego una vez que reste un poco de salsa.

3. Corta el calabacín en finas láminas y cocínalo a la plancha en otro recipiente.

4. En una olla, hierve la pasta siguiendo las instrucciones que especifica el fabricante en el paquete. Cuando esté cocida, disponla sobre un trapo para que embeba todo el agua.

5. Mientras empiezas a montar la lasaña de verduras, ves precalentando el horno a 150º.

6. En una fuente, abre las láminas de pasta y pon la mitad de la salsa de tomate. Después todo el calabacín. A continuación, la mitad del queso y otra lámina de pasta. A seguir, tienes que colocar lo que resta de salsa de tomate, las hojas de albahaca, los champiñones y otra lámina de pasta. Para rematar, pon la otra mitad de queso.

7. Introduce la lasaña en el horno durante 30 minutos. Pasado el tiempo indicado, coloca el grill por unos segundos para que se derrita el queso.

Recuerda que las setas deben  estar bien lavadas con abundante agua, cortadas en pequeños pedacitos y se ponen crudas.

Puedes aprender aquí otras recetas para poder elaborar este plato tan característico de la gastronomía italiana.

Consejo final:

Antes de introducir cualquier comida en el congelador es bueno cerciorarse de que éste está limpio, no tiene placas de hielo y se encuentra a una temperatura adecuada para que los alimentos se mantengan en perfectas condiciones.

Por último, si quieres aprender más sobre cómo congelar y descongelar alimentos de forma sana, puedes ver el siguiente vídeo en el que Tony Canto te da otras ideas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *