in

Síndrome del ordenador: qué es y qué consecuencias tiene

Toma tus previsiones y aprende a enfrentar este mal cada vez más común

sindrome del ordenador
Crédito de la imagen: Pexels

En los últimos 30 años, un cambio profundo ha tenido lugar en distintas esferas de la vida. La aparición de los ordenadores y su posterior masificación han modificado, especialmente, la manera en que se trabaja. Como consecuencia han surgido también algunos problemas. Uno de ellos es el llamado síndrome del ordenador, que puedes conocer mejor en el siguiente texto.

¿Qué es el síndrome del ordenador?

Por este nombre se conoce al conjunto de problemas de salud que se presentan como consecuencia de pasar demasiadas horas frente al ordenador. Este síndrome comprende problemas visuales, dolores musculares y de cabeza. Si no se corrige a tiempo, puede devenir en condiciones permanentes que afectan no solo el trabajo sino la vida en general. Aquí puedes conocer lo que le ocurre al cuerpo al estar sentado demasiado tiempo.

Consecuencias del síndrome del ordenador

sindrome del ordenador consecuencias
Crédito de la imagen: Pexels

Entre los problemas visuales destacan la fatiga y la visión borrosa. Quienes sufren de condiciones preexistentes verán cómo la calidad de su vista empeora a medida que pasan más tiempo frente al ordenador. Los casos de hipermetropía y astigmatismo se harán más agudos. Sucede lo mismo con quienes padecen del llamado “ojo seco” y/o quienes emplean lentes de contacto. Estas personas notarán que sus ojos se encuentran menos húmedos que de costumbre. La luz del ordenador espaciará el parpadeo y aumentará la sequedad de los ojos.

Por otra parte, los dolores musculares pueden hacerse más intensos y frecuentes. Por lo general afectan el área del cuello, los hombros y la espalda, creando molestias que en no pocos casos se vuelven crónicas. Una mala postura y una disposición equivocada del equipo traerán, con el tiempo, molestias musculares y dolores cada vez más resistentes.

Otros problemas asociados al síndrome del ordenador son la retención de líquidos, las contracturas, la obesidad y la tendinitis en la muñeca y la palma de la mano.

¿Cómo tratar el síndrome del ordenador?

Crédito de la imagen: Freepik

Como con casi todo en la vida, lo recomendable es moderación y sentido común. Si el síndrome ha empezado ya a manifestarse, lo más seguro es que debas tomar cartas en el asunto. Si no es el caso, puedes prevenir desde ahora los síntomas siguiendo los consejos que se presentan, a continuación.

Comienza por limitar el tiempo que pasas frente al ordenador. Esto puede no ser sencillo pero es absolutamente necesario. Evita permanecer sentado frente al equipo y acorta las sesiones de trabajo tanto como puedas. Por cada hora sentado, tómate entre 5 y 15 minutos lejos de cualquier pantalla. Puedes utilizar este tiempo para dar un paseo o practicar algún estiramiento para el cuello y los hombros.

En el caso de que sufras de sequedad ocular, toma una pequeña pausa cada 15 minutos y parpadea repetidamente. De esta manera conseguirás mantener los ojos hidratados. Puedes emplear algún tipo de gotas o lágrimas artificiales, siempre que sean inocuas y no tengan efectos secundarios. Si experimentas otras molestias en los ojos, como fatiga ocular, visión borrosa o cualquier otra condición, lo mejor es que acudas al oftalmólogo para recibir un diagnóstico más certero.

De cualquier modo, prueba alguno de los ejercicios oculares para fortalecer los músculos de los ojos.

Si sientes dolores musculares y molestias en el área del cuello, los hombros y la espalda, es muy probable que tu postura frente al ordenador no sea la más apropiada. Recuerda mantener la espalda erguida y recta, de modo que distribuyas uniformemente el peso de tu cuerpo. Conserva las rodillas en ángulo recto y los pies bien apoyados sobre el suelo. Puedes cruzarlos brevemente para volver luego a la posición original.

Apoya la espalda contra el asiento de forma firme, de manera que la zona dorso-lumbar encuentre soporte. Elige un monitor que puedas adaptar. Mantenlo siempre a la altura de los ojos y a una distancia no menor a 45 centímetros. Selecciona una silla adaptable y presta atención con el teclado y el ratón ya que estos deben estar a la altura de los codos.

Consejo final: Tómate una pausa

Tan importante como mantener una postura correcta es limitar la cantidad de tiempo frente al ordenador. No descuides nunca los descansos regulares y no los uses para revisar el teléfono o cualquier otro aparato. Es preferible que des una vuelta o te asomes por la ventana para contemplar la vista, sea cual fuere. Recuerda que el mundo no se agota en la pantalla del ordenador.

En el siguiente video, para acabar, conocerás ejercicios prácticos que te ayudarán a sobrellevar el trabajo frente al ordenador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *