in

10 Hábitos cotidianos que ponen a un perro en peligro

Ciertos comportamientos diarios son muy nocivos para las mascotas

perro en peligro
Crédito de la imagen: Pxhere

Una mascota es un elemento más de la familia. El amor que se les tiene es muy puro y el que ellos dan a cambio es incondicional. Es por eso que el cuidado de los cachorros y su bienestar preocupa mucho a sus amos. No obstante, simples comportamientos cotidianos podrían poner a un perro en peligro.

¿Qué costumbres pueden poner a un perro en peligro?

Aunque no lo creas, la manera en que le das de comer a tu animal doméstico o la forma en que lo aseas podrían ser riesgosas para él. Conoce, a continuación, 10 hábitos que pueden poner a un perro en peligro.

Recortar las uñas

Cortarle las uñas a tu mascota demasiado cortas podría provocarle lesiones y/o dolores. De hecho, debes saber que si cuando aún era cachorro nunca le cortaste las uñas, es aconsejable que no lo hagas a la edad adulta.

En el caso de que no sepas bien cómo hacerlo, es mejor que lo lleves a un veterinario o peluquero canino.

Conoce aquí unos trucos para ahorrar con tu mascota.

El cepillo

cepillo
Crédito de la imagen: Freepik

Los cepillos o peines de metal, sobre todo los puntiagudos, son muy malos para los animales que tienen el pelo corto porque producen microabrasiones en al piel de ellos. Como consecuencia, las mascotas se vuelven más susceptibles a cualquier tipo de infección bacteriana.

Champús fuertes y/o perfumados

Los champús que presentan un olor muy fuerte o que están perfumados en exceso podrían irritar la piel del animal. Por tanto, evita usar el gel de las personas y báñalo con uno especial para perros. Otra opción puede ser emplear el de bebés siempre y cuando lo diluyas en agua para que no le ardan los ojos.

Para evitar poner al perro en peligro, lávalo con agua templada y enjuaga bien el champú con abundante agua.

En cuanto al secado, cabe la posibilidad de hacerlo con una toalla o con un secador. En este caso, aplica la opción de frío para no sobrecalentar al perrito.

La salud bucal

De la misma manera que las personas deben cuidar de su salud bucal, hay que hacerlo con la de los animales. Con el fin de que estos no contraigan enfermedades como la periodontal, se les debe cepillar los dientes, como mínimo una o dos veces por semana. Recuerda que el cepillo debe ser suave y con unas cerdas flexibles. Asimismo, puedes lavarle los dientes con una gasa o un paño que sea suave.

Dado que el flúor presente en el dentífrico de las personas puede ser nocivo para los cachorros, usa uno que sea específico para ellos.

No le das la cantidad indicada de comida

comida
Crédito de la imagen: Pxhere

Dar de comer en exceso a los perros hará que aumenten de peso e incluso que puedan padecer obesidad. Esto les puede producir dolores en las articulaciones y en la espalda, artritis, diabetes o complicaciones digestivas.

Por tanto, sigue las recomendaciones que diga el paquete de comida o el veterinario de tu mascota. Asimismo, presta mucha atención a las golosinas que le des porque tienen muchas calorías. Igualmente, es importante que no le des los restos de tus platos. Por tanto, por mucho que te reclame cuando estés comiendo, no accedas a sus peticiones.

Cortarle el pelo

Otro de los hábitos que ponen a un perro en peligro es el de cortarle el flequillo o todo el pelaje en sí en casa. Esta acción es especialmente riesgosa si el animal es inquieto ya que le puedes clavar la tijera sin querer cuando se empiece a mover.

No lo sacas a orinar lo suficiente

A pesar de que un animalito puede aguantar hasta 12 horas sin miccionar, hacer que esté tanto tiempo sin originar pone a un perro en peligro. Esto se debe a que éste puede experimentar infecciones de la vejiga.

Fumar delante de él

fumar
Crédito de la imagen: Abc

Cuando se habla de fumadores pasivos se incluye a las personas y a los animales. De hecho, uno de las enfermedades que pueden contraer es la de cáncer del pulmón.

Aprende cómo dejar de fumar de forma natural.

No los observan cuando están con sus juguetes

Algunos juguetes, a pesar de ser para mascotas, pueden ser muy peligrosos para ellos por el material y el relleno con el que están fabricados. Por tanto, contrólalos cuando estén jugando para evitar que se intoxiquen. Igualmente, no dejes a la vista los juguetes de tus hijos porque al masticarlos se podrían tragar alguna pieza lo que les causaría un grave problema.

No juegas lo suficiente con él

Los cachorros necesitan del contacto con las personas. También de realizar ejercicio para estimular su mente. Es por eso que es fundamental jugar con ellos para fomentar el desarrollo de estos.

Consejo final:

Ahora que ya conoces 10 comportamientos que podrían ser muy malos para tu mascota, evita hacerlos para asegurar que estos tienen una vida saludable. Asimismo, es muy importante que no los dejes mucho tiempo solos en casa porque eso podría afectar su bienestar.

Para finalizar, descubre cada cuánto se debe bañar a un perro en el siguiente vídeo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *