in

Histerectomía: qué es, recuperación y consecuencias

Esta cirugía se le realiza a las mujeres y puede trastornar diversos aspectos de sus vidas

histerectomía
Crédito de la imagen: Wikimedia

La histerectomía es una operación quirúrgica irreversible que se realiza para extirpar la matriz o útero de una mujer. Asimismo, cabe la posibilidad de que se remuevan órganos cercanos a este. El útero es fundamental en el proceso de gestación ya que es donde el feto se desarrolla. Es por eso que tras esta operación una fémina ya no podrá tener hijos.

Tipos de histerectomía

Dado que se puede extirpar toda la matriz, un pedazo de ella e incluso los órganos de alrededor, existen varios tipos de histerectomía. Conoce las posibles cirugías, a continuación.

Histerectomía total: en esta intervención se saca tanto el útero como la cerviz. Por lo general, es el tipo de operación más común.

Histerectomía subtotal o parcial: el procedimiento subtotal implica la extirpación de la matriz sin tocar la cerviz.

Histerectomía total con la salpingo-ooforectomía bilateral: además de quitar el útero, en esta cirugía también se remueven los ovarios. Asimismo, los tubos de falopio y la cerviz.

Histerectomía radical: como su nombre indica, esta es la más radical. En ella se extirpan la matriz, las trompas de falopio, los ovarios, la cerviz, además de parte de la vagina y los ganglios linfáticos cercanos.

Consecuencias

Los motivos para hacer esta cirugía a una mujer son varios. Ente ellos destaca el cáncer de ovarios, de cuello de útero o endometrio. Miomas, a pesar de ser benignos, prolapsos que causan infecciones, endometriosis o hemorragias anómalas que no se curan con otros tratamientos también son motivos que llevan a un médico a tomar la decisión de entrar en quirófano.

Aunque el motivo de la cirugía es para mejorar la calidad de vida y la salud de las mujeres, esta operación conlleva ciertas secuelas. Estas variarán en función de la fémina y del tipo de histerectomía que se realice.

Imposibilidad de quedarse embarazada

Otro de los efectos secundarios de esta intervención es que la mujer dejará de tener la regla, por lo que no podrá quedarse embarazada nunca más.

Anticipación de la menopausia

La menopausia es un proceso hormonal de las mujeres que suele aparecer entre los 45 y los 55 años de estas. Sin embargo, al practicar la extirpación de los ovarios, el fin de la menstruación ocurrir repentinamente. Es por eso que los síntomas de la menopausia se adelantarán a la edad prevista.

Sequedad vaginal

histerectomía
Crédito de la imagen: Freepik

Esta consecuencia se da con mayor probabilidad en aquellas féminas a las que, además de la matriz, se les hayan retirado los ovarios por la falta de estrógenos. Dado que esta hormona es la que se encarga de lubricar y fortalecer los tejidos de las paredes vaginales, la falta de estos produce sequedad.

Por culpa de sequedad, las mujeres pueden tener molestias y malestar mientras mantienen relaciones sexuales.

Incontinencia urinaria

Al la vagina quedarse sin su sujeción y la parte estática pélvica verse modificada, los músculos del suelo pélvico sufren un aumento de presión. Con el tiempo, estos se van deteriorando pudiendo provocar incontinencia tanto urinaria como fecal.

Flatulencias

Esta consecuencia puede aparecer después de las 48 horas de la operación. A los gases le pueden acompañar un dolor abdominal.

Prolapso de cúpula vaginal

Tras la operación, la vagina se hace más pequeña ya que no tiene donde sujetarse porque se cortan los ligamentos de la matriz. Con el paso del tiempo, si no se llevan a cabo las medidas idóneas, pueden aparecer prolapsos en la vagina. Esto significa que esta se sale por el orificio vaginal.

Problemas psicológicos

El hecho de que una mujer deje de ser fértil a una temprana edad, la menopausia anticipada o la reducción de las relaciones sexuales, entre otros problemas, pueden causar ansiedad, baja autoestima y depresión en la persona.

Recuperación

Crédito de la imagen: Pxhere

El tiempo que debe estar un paciente internado tras una histerectomía suele ser de 24 a 48 horas si todo sale bien y evolucionas favorablemente. 

En los primeros tiempo, se recomienda que uses compresas o salvaslips para la secreción vaginal y el sangrado. Si tienes un sangrado espeso como el del periodo, consulta a tu cirujano.

Para recuperarte, debes hacer reposo. No es aconsejable que hagas ningún esfuerzo ni que levantes peso en las primeras 6 semanas después de la intervención.

Tampoco tengas relaciones sexuales durante el mes y medio después de la operación ni lleves una vida ajetreada.

No pierdas ningún control con el médico.

Consejo final:

Es importante que después de una histerectomía pidas ayuda psicológica. Puede que al principio consideres que no lo necesitas, pero a largo plazo ese apoyo será bueno para que la operación no afecte negativamente a tu calidad de vida.

Para ampliar la información de este artículo, no te pierdas el siguiente vídeo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *