in

Frutos secos para combatir enfermedades

Dependiendo del dolor que tengas, deberás ingerir una clase u otra de estos

frutos secos para combatir enfermedades
Crédito de la imagen: Pixabay

Los frutos secos son uno de los alimentos más controvertidos que existen. Mientras que los destructores afirman que engordan, los que están a favor aseguran que las grasas vegetales que contienen son buenas para la salud. Cierto es que los frutos secos para combatir enfermedades son muy recomendables gracias a su poder nutricional.

Los mejores frutos secos para combatir enfermedades

Aquellos que están en contra de los frutos secos se apoyan en el hecho de que muchos están fritos y contienen grandes cantidades de sal. Sin embargo, si te decantas por los naturales y los agregas a las verduras o las ensaladas, son realmente buenos para la salud.

Dado que cada uno tiene distintas particularidades, es importante que sepas cuáles son los mejores frutos secos para luchar contra cada dolencia.

Nueces, almendras y avellanas para el colesterol

Tanto las avellanas, como las almendras y las nueces son ideales para los pacientes con colesterol alto. Por un lado, las avellanas y las almendras son ricas en ácidos grasos monoinsaturados. Dicha sustancia es ideal para estabilizar el nivel del colesterol en la sangre.

En lo que respecta a las nueces, estas son una fuente de grasas poliinsaturadas omega 3. Las mismas ayudan a disminuir el colesterol, previenen dolencias del corazón y son buenas para la hipertensión.

Cabe destacar que, según apunta una investigación finlandesa, los flavonoides que hay en la piel de las almendras son buenos para proteger el corazón.

Cacahuetes y avellanas para el embarazo

Crédito de la imagen: Pixabay

Las avellanas y los cacahuetes son unos frutos secos para combatir enfermedades. Es por eso que que las embarazadas los pueden comer. Ambos contienen ácido fólico, sustancia que se recomienda tomar en las primeras semanas de gestación.

Pistachos, nueces y Macadamias para la astricción

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos ha informado que los pistachos contienen un 10,6 % de fibra. Por su parte, las nueces un 6,5 % y las nueces de Macadamias un 5,3 %. Dicha cualidad hace que su ingesta sea ideal para combatir el estreñimiento. Asimismo, una alimentación rica en fibras vegetales, como es el caso de las que contienen los frutos secos, ayuda a disminuir la probabilidad de padecer cáncer de colon.

Avellanas y almendras para la demencia

Prevenir la demencia es posible comiendo avellanas y almendras. Ambas son buenas para luchar contra el deterioro cognitivo

Anacardos, piñones, almendras y pistachos para la diabetes

Todos estos frutos secos son una fuente de oligoelementos. Estos son minerales como el cobre, el hierro, el selenio, el calcio, el zinc, el manganeso y el magnesio. Gracias, en parte, al último mineral, su ingesta ayuda a combatir la resistencia a la insulina. En consecuencia, las probabilidades de desarrollar diabetes se reducen.

Por otro lado, los pistachos aportan gran cantidad de potasio, lo que también funciona como protección para la diabetes, según un estudio de la Universidad de Duke, en Reino Unido.

Avellanas, almendras y nueces para el sobrepeso

Crédito de la imagen: Pixabay

A pesar de lo que se cree, los frutos secos no engordan si se toman en cantidades adecuadas. De hecho, su poder es tal que sacia.

Piñones y almendras para el dolor de huesos

Los piñones y almendras también son frutos secos para combatir enfermedades como las que se derivan del dolor de huesos. Esto se debe al calcio presente en las almendras y al zinc de los piñones.

Pistachos para el dolor menstrual

Una de las formas de aliviar los cólicos menstruales es comiendo pistachos gracias a la vitamina B que contienen. Esta propiedad la confirma una investigación del Hospital North Staffordshire de Reino Unido.

Almendras y avellanas para la piel apagada

Las almendras y las avellanas tienen cualidades antioxidantes. Estas repercuten, positivamente, en las células del organismo en las que se incluyen las de la piel al combatir los radicales libres. Por tanto, su consumo es ideal para mantener la dermis saludable.

Consejo final:

Según la Fundación del Corazón, la dosis diaria de frutos secos no debe superar los 50 gramos, siempre y cuando estos sean naturales. No obstante, para saber cuál sería la cantidad recomendada para ti, es mejor que consultes con tu doctor. Empieza a considerar la posibilidad de incluir los frutos secos en tu dieta ya que, según informa la Universidad de Maastritch, su consumo reduce cualquier tipo de mortalidad.

Para poder saber más propiedades de los fruto secos y con qué alimentos se pueden combinar, no te pierdas el siguiente vídeo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *