in

10 cosas de tu cuerpo que no sabías

¡WOW!

El cuerpo humano es definitivamente una maquinaria perfecta, bien engranada, y siempre sorprendente. Muchas de las cosas por las que pasamos, las damos por sentadas, pero seguramente algunas vez atravesamos por preguntas como ¿por qué se nos arrugan las manos al estar mucho tiempo bajo el agua? ¿Por qué bostezamos o por qué tenemos hipo? En este artículo, compartiremos con usted la explicación de por qué nuestro cuerpo hace estas cosas y por qué las necesita.

Hipo

Cuando comemos, muchas veces el bolo alimenticio se va por el camino erróneo. Solemos decir que se nos fue la comida por el “camino viejo”. Este episodio genera una irritación en el nervio pneumogástrico y de allí que se genere en nosotros el hipo.

Estornudos

¡Ay, los inoportunos estornudos! Son muy molestos e inoportunos, pero ellos se encargan de impedir que ingresen a nuestro organismo polvo, alérgenos, microbios y sustancias irritantes.

Temblores en el párpado

Los temblores en el párpado son tics nerviosos que suelen ocurrir por falta de sueño, estrés, deshidratación y hasta por exceso de café o bebidas estimulantes. Puedes conocer los detalles e implicaciones de este síndrome haciendo click aquí.

“Piel de gallina”

Este tipo de respuesta de nuestro organismo se produce cuando se cierran los poros de la piel para evitar la liberación del calor.

Lágrimas

Algunos lloran por todo, otros no quieren llorar, pero las lágrimas nos permiten limpiar los ojos de elementos que pueden causar posibles irritaciones, y sirven como liberación del estrés causado por las emociones fuertes.

Sacudidas al dormir

Algunas veces, mientras dormimos, experimentamos la sensación de un sacudón, como si nos estuviéramos cayendo de la cama y de repente, nos incorporánamos. A esto se le llama mioclono o sacudida mioclónica. Consiste en una sacudida involuntaria y repentina de los músculos después de una relajación tan extrema que el cerebro lo percibe como pérdida de signos vitales.

Bostezo

El bostezo nos ayuda a oxigenar mejor nuestro cerebro y refresca su temperatura cuando ha estado bajo la presión de una fuerte jornada de esfuerzo.

Piel arrugada en el agua

Es muy simple: debajo del agua, nuestra piel en su forma cotidiana no tiene tracción. Cuando estamos mucho tiempo bajo el agua, el organismo comprende que debe mejorar su capacidad de agarre y tracción, por lo que la piel de las manos y pies se arruga.

Estiramientos espontáneos

Cuando nos estiramos intuitivamente estamos restableciendo el ánimo y energía del cuerpo, como cuando nos levantamos, y preparándonos para una fase siguiente de actividad o movimiento.

Pérdida de memoria selectiva

A veces tenemos lapsus mentales. Nuestra mente decide borrar ciertos episodios de nuestra memoria cuando estas experiencias han sido dolorosas o traumáticas por alguna razón. Se trata, realmente, de un mecanismo de defensa de la psique.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *