in ,

10 cosas insólitas que hacían las madres a sus bebés en el pasado

No siempre todo tiempo pasado fue mejor…

Criar a los hijos no es tarea sencilla. No en balde, cada generación se replantea las costumbres aprendidas en el hogar con respecto a la educación de los hijos. Hoy en día, por ejemplo, abunda la literatura que promueve formación para los padres, y abundan las escuelas para padres.

Pero cada cierto tiempo, hasta las mismas técnicas nuevas que aprendemos, terminar por ser desautorizadas por otros pensadores.

Aunque es verdad que nadie está totalmente de acuerdo en cómo se debe criar a los niños, hoy en día se ha avanzado en unos acuerdos mínimos que, a la luz de la ciencia y de la cultura actual, parecen muy obvios. Pero no siempre lo fueron.

En la antigüedad hubo muchas costumbres extrañas con respecto a la crianza de los bebés. Afortunadamente, fueron superadas, pero no dejan de sorprendernos. ¿Quiere conocerlas? Pues inicie con nosotros este viaje al pasado. ¡Usted no lo podrá imaginar!

10 cosas curiosas que hacían con los bebés en la antigüedad

Lavar a los niños en aceite

En la antigüedad, se creía que en los primeros días de nacido el bebé, es decir, en su primera semana, no debía recibir baños con agua. Es probable que temieran que desarrollara alguna enfermedad. En su lugar, recomendaban que el niño fuera ungido con aceite de oliva, mantequillla o hasta manteca de cerdo. ¿El propósito? Limpiar a los bebés. ¿No le parece irónico?

 Enseñar a ir al baño desde los 2 meses de edad

Otra de la cosas que creían hacia finales del siglo XIX es que la salud de los intestinos podía interferir con la salud en general. No es que estuvieran equivocados en ello, pero de allí a creer que los niños podían enseñar a un niños de 2 meses a ir al baño hay un trecho largo. ¿Qué esperaban? Evitar infecciones intestinales. Pero sin duda, la estrategia no les funcionaba mucho, pues los niños aprenden cuando les toca.

No mostraban cariños ni besaban a los bebés

A principios del siglo XX, la psicología ya se estudiaba como una ciencia y gozaba de cierto prestigio social, pues muchos habían sido los avances que en ciencias naturales y ciencias humanas y sociales se habían dado desde la Ilustración en el siglo XVIII.

En 1916 tuvo mucho auge el planteamiento del psicólogo John Watson, fundador del conductismo, quien sostenía que las muestras de afecto al niño, como besarlo, abrazarlo o jugar con él, podrían comprometer su equilibrio emocional.

Darle cerveza a los niños

En la Edad Media, el agua que consumían no era exactamente un agua pura y cristalina. Hemos de recordar que en aquellas épocas no había agua corriente, y que muchas veces se recogía de pozos que podían estar contaminados. Como consecuencia, se creía que era mejor darle cerveza a los chiquillos, de manera que se pudieran evitar infecciones. Claro: también es cierto que el grado alcohólico d la cerveza de entonces era mucho más bajo que la actual. Pero, ¿realmente era necesario?

Darle ginebra a los niños

Por las mismas razones expuestas en el punto anterior, pero ya en el siglo XVIII en Inglaterra, las clases más pobres le daban a sus hijos ginebra. Al menos, podían garantizar su compra y, claro, su pureza. De paso, ayudaba a toda la familia a aliviar sus penas, supuestamente.

Dejar de amamantar a los bebés a los 9 meses

Amamantar parece que siempre ha sido un acto polémico. Durante mucho tiempo, los médicos creyeron que amamantar a los bebés por más de 9 meses podía ser causa de ceguera y daños cerebrales diversos.

No amamantar si el bebé está enojado

Antiguamente se creía que si un niño era amamantado mientras estaba llorando o mostraba estar molesto, le podrían dar cólicos o problemas estomacales. Así que, si lo encontraban en eso, no lo amamantaban.

Poner a los bebés a tomar aire fresco en la ventana

Esta es, sin duda, una costumbre escalofriante. En los años 30, aparecieron los “corrales” o cercados para guindar y fijar en la ventana, y poner a los bebés a tomar aire y sol mientras los padres se ocupaban de sus labores domésticas.

Comprometer a los bebés en matrimonio

Lo más difícil de entender para nosotros es que no siempre existió el mismo concepto de “niño” que usamos hoy. Que los niños fueran considerados como tales tomó muchos siglos de maduración cultural. No es un hecho desconocido que en tiempos de la antigüedad, especialmente durante la Edad Media, pero no solamente, las familias de la realeza comprometía a sus hijos desde tiernas edades, sino desde el nacimiento, con miras a garantizar su dominio sobre el reino. ¿Los sentimientos de la criatura? ¿Sus derechos? No. Eso ni pasaba por sus cabezas.

Separar a las madres de los hijos

Por un brevísimo período del siglo XVIII se llegó a experimentar una estrategia que consistía en separar a las madres de los hijos y entregárselos a su padre para la educación, ya que se creía que las madres tenían un cerebro muy inferior y no podrían enseñarles nada bueno.

Un caso inspirador

Pero no todo en el pasado fue tan terrible. También han habido casos extraordinarios de mujeres que han hecho hasta lo imposible por salvar no solo a sus bebés, sino a cualquier bebé y niño en situaciones de peligro. Vea en el siguiente vídeo hasta dónde fue capaz de llegar esta mujer. ¿Qué hacía? Drogaba a los niños y los encerraba en maletas y hasta ataúdes. Descubra la razón:

No se olvide de compartir este artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *