in

Padres influyen más en las hijas que las madres

Estudios recientes revelan que los padres ejercen una influencia protagónica en las hijas

La familia es una de las instituciones sociales que está gravemente lastimada en los tiempos corrientes. Por diferentes razones, crecen las familias disfuncionales.

Y en un mundo donde todas las personas son empujadas a conseguir sus metas a como dé lugar, aumenta también el número de mujeres que optan por embarazarse sin las presencia de un padre. Eso sin hablar del ya conocido fenómeno de la falta de compromiso de los padres en aquellas sociedades donde el machismo se ha instaurado como una norma.

No podemos cuestionar las decisiones de nadie en particular, pues no sería justo con la realidad de cada quien, que sus razones tendrá, pero sí vale la pena detenerse un momento a reflexionar sobre los diferentes puntos de vista sobre la crianza de los hijos para que las decisiones que tomemos sean los más saludables posible para todos los involucrados. 

Estudios recientes elaborados por el Journal of Family Psychology han determinado que los padres son más influyentes en el desarrollo psicológico de las hijas que las madres. De acuerdo con el estudio, cuando las hijas establecen buenas relaciones con el padre, crecen con mayor autoconfianza, lo que les permite relaciones más estables y proyectos de vida mejor logrados.

Factores como el buen desenvolvimiento de la comunicación verbal y no verbal, la sexualidad, la capacidad de control y organización de las situaciones así como su autoimagen progresan mucho más rápida y sólidamente en presencia de un padre amoroso y sabio.

La agencia Rutgers  publicó también otro estudio en el que revela que la presencia temprana de los padres permite a las hijas una mejor alimentación y, en consecuencia, un mejor desarrollo de su salud biológica que las niñas que no conocen a sus padres. A la larga, esto redunda en una mejor salud financiera también.

Por eso, mientras más temprano los padres se involucren con sus hijas de manera saludable y cariñosa, más oportunidades de felicidad le estarán brindando.

Pero, ¡madres amadas! No se asusten: ustedes siempre serán insustituibles, solo que ustedes ya lo saben, mientras que a veces ellos no. ¿Ha notado usted que en la TV siempre se difunden estereotipos negativos de los padres varones, como torpeza, incapacidad de empatía y hasta ausencia plena? Pues es hora de ayudar a los padres a reconocer su importancia y su dignidad, a desmontar los estereotipos y a co-responsabilizarlos de la educación de los hijos para tener una sociedad más justa y feliz.

Los (buenos) padres sí son necesarios. Lo que no es necesario es un hombre violento en casa. Aprendamos a reconocer la diferencia. No le impida a un buen padre el ser padre. Su hija se lo agradecerá.

Mire el siguiente vídeo:

No se olvide de compartir este artículo. Quizá usted quiera ayudarnos a divulgar este importante mensaje a más de uno por ahí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *