in ,

Cultive moringa en su propia casa y goce de sus múltiples beneficios para la salud

La moringa es una planta tan beneficiosa, que ha sido catalogada como un superalimento

¿Qué pensaría si le dijéramos que la moringa es llamada también como “el árbol de la vida”? Yo le diré: que hay que tener moringa en casa. ¡Claro que sí! Y ahora usted puede hacerlo.

Recientemente hemos escuchado hablar mucho de la moringa: hay quien la recomienda, por ejemplo, para subir las defensas del organismo antes un proceso gripal. Quizá esta sea la razón por la que la moringa sea más conocida, pero la moringa hace mucho más que eso.

La moringa es una planta tan beneficiosa, que ha sido catalogada como un superalimento, porque además de sus beneficios medicinales, también sirve para la alimentación.

Realmente, moringa es un árbol originario de la India, y se conoce también por el nombre Moringa oleifera. Todas sus partes son aprovechables: las ramas, las hojas, las raíces, las vainas, las semillas, la corteza y las flores.

Sus usos medicinales son numerosos. Veamos la siguiente lista:

Beneficios de la moringa para la salud

  • Tiene propiedades desinflamatorias y antioxidantes.
  • Mejora los síntomas del asma.
  • Facilita la digestión.
  • Favorece el colesterol bueno.
  • Previene el cáncer.
  • Mejora la piel.
  • Equilibra las hormonas.
  • Es un cicatrizante natural.
  • Reduce los niveles de azúcar en la sangre.
  • Es analgésico.
  • Fortalece el sistema inmunológico.
  • Protege la salud del sistema cardíaco.
  • Tiene efectos positivos en el sistema nervioso central, ligados a las funciones cognitivas.
  • Ayuda a equilibrar el estado de ánimo.

¿Vio que vale la pena tener una planta de moringa en casa? Ahora le explicaremos cómo sembrarla.

Utensilios y materiales

  • Semillas de moringa.
  • Agua
  • Bolsa plástica
  • Maceta de al menos 18 pulgadas
  • Arena
  • Compost u otro material orgánico

Proceso de germinado

  • Ponga las en remojo por 24 horas, y al retirarlas, séquelas bien.
  • Guarde las semillas en una bolsa plástica de 3 a 14 días en un ambiente oscuro y cálido hasta que aparezcan brotes. En ese tiempo deberán revisar a diario la bolsa para evitar que se pase el tiempo de nacimiento adecuado.
  • En la semilla verá dos brotes: uno con hojas y otro con raíces. Al plantar la semilla, las hojas deben ir al sol y la raíz al suelo.

Para plantar la semilla

  • La moringa crece en ambientes cálidos, así que si usted vive en un clima frío, haga el proceso en el interior de su casa y manténgala allí al menos por dos meses.
  • En la maceta coloque un 10% de arena y un 5% de compost.
  • La semilla debe colocarse a 3 cuartos de pulgada de profundidad.
  • Coloque la maceta en una zona en que reciba la luz del sol directamente.
  • Usted debe mantener la tierra húmeda, pero cuidando que no se exceda en el agua.

Para trasplantar la moringa al jardín

  • La temperatura adecuada para que la moringa pueda vivir varía entre 21º C y 32º C. Menos de eso, la matará.
  • Verifique que el suelo sea bien arenoso o arcilloso, y que esté bien drenado.
  • Lo primero es aflojar la tierra donde será plantada y mezclarla con compost o abono, y dejar hecha la cavidad para poner la planta.
  • Luego, afloje la tierra de la maceta, levante la planta y colóquela en la cavidad, manteniendo una distancia prudencial de otras plantas.
  •  Los árboles de moringa pueden crecer hasta doce metros.

Mantenimiento y cosecha de la moringa

  • Conviene podar regularmente la moringa para que crezca más y en mejores condiciones.
  • Se puede iniciar la poda cuando la planta alcance el medio metro de altura.
  • En buenas condiciones, su árbol de moringa podrá dar desde 400 a 1600 vainas anuales.

Si quiere saber más sobre el proceso, o conocer otros métodos de plantación de la moringa, no deje de ver el siguiente vídeo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *