in

Arroz blanco y diabetes: ¿más peligroso que una gaseosa?

Descubra las razones para preocuparse por el consumo de arroz blanco en casos de diabetes

Si bien es cierto que el consumo de bebidas azucaradas está directamente relacionado con la obesidad en el mundo occidental, estudios recientes revelan que los altos índices de diabetes en la población asiática podrían estar indicando que no solo estas bebidas interfieren con el nivel de azúcar en la sangre.

Aunque esta población tiene menores índices de obesidad que la occidental, su tendencia a la diabetes es mayor. ¿Estará relacionado con el consumo de arroz blanco, alimento básico de la dieta oriental?

¿Qué es la diabetes y en qué se relaciona con la alimentación?

La insulina es la hormona que se encarga de procesar la glucosa en la sangre para llevarla a las células y darles energía. Si el cuerpo no es capaz de producirla o no la usa de manera adecuada, la glucosa no se procesa.

La diabetes es una enfermedad en la que los niveles de glucosa se elevan de tal manera que el cuerpo no puede procesarlos y se generan innumerables problemas colaterales, como problemas oculares, nerviosos, cardíacos y renales de gran gravedad.

El problema es que la glucosa proviene de los alimentos, de aquello que consumimos, tales como el azúcar, carbohidratos simples, comidas industrializadas, grasas en exceso y alcohol.

El arroz blanco tradicional de grano corto es un carbohidrato simple. Este puede aumentar el riesgo de padecer cáncer en un 11% si se consume en altas cantidades, de acuerdo con un estudio publicado por la Escuela de Salud Pública de Harvard.

¿Qué hacer? ¿Hay opciones?

Este estudio también reveló que no todas las variedades de arroz blanco producen este efecto y que no necesariamente hay que eliminar el arroz blanco tradicional de la dieta.

El estudio sugiere más bien que se puede sustituir el arroz blanco tradicional (arroz de grano corto) por arroz basmati (arroz de grano largo). También se puede optar por sustituir un 20% del arroz blanco tradicional en la dieta diaria por arroz integral. Esto sería suficiente para reducir el riesgo de diabetes en un 16%, pues evita que se eleven demasiado los niveles de azúcar en la sangre en las horas pico de este proceso.

¿Qué es mejor entonces? Disminuir el consumo de arroz blanco de grano corto y, por supuesto, el de refrescos y otras bebidas azucaradas.

Consulte el siguiente vídeo para conocer más sobre la diabetes y la influencia de la alimentación:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *