in

Si su hijo tiene pocos juguetes será un adulto más feliz, sociable y exitoso

Sabemos que usted le quisiera regalar el mundo entero, pero eso no es lo mejor para él

Como padres queremos dar siempre lo mejor a nuestros hijos, llenarlos de juguetes, alegrías y diversión, pero ¿sabía que un niño con muchos juguetes podría convertirse en un adulto materialista, tímido y poco creativo?.

En este artículo conocerá los beneficios que trae para el desarrollo de sus hijos, el hecho de no llenarlo de juguetes, si no más bien, por el contrario, limitar de forma inteligente las compras de los mismos.

Si bien al principio pudiese sentir algo de remordimiento, su hijo ya adulto se lo agradecerá en el futuro. Con esto no le queremos decir que no le compre juguetes, pero que lo haga de forma responsable e inteligente. Compre para ellos aquellos juguetes que le enseñen sobre el mundo y ellos mismos, además de aquellos que comuniquen valores.

Beneficios de no comprarle tantos juguetes a sus hijos

  • Desarrollo de la creatividad e ingenio: los niños pueden divertirse casi con cualquier cosa, no permita que su creatividad e ingenio se limiten por tener una cantidad abrumadora de juguetes. Los niños tienen un potencial increíble.
  • Capacidad de atención prolongada: no se verá expuesto a un sobre estímulo de juguetes, por lo que logrará apreciar las opciones que tiene delante de él.
  • Potenciar sus habilidades sociales: al tener menos juguetes buscará cómo divertirse, entre las opciones de diversión se encuentra comunicarse y relacionarse. Al hacer amigos desde la infancia sus posibilidades de éxito en la vida se incrementarán.
  • Valor a las cosas materiales: al tener siempre un reemplazo no le importará si el juguete se rompe o se ensucia, por el contrario si su cantidad de juguetes es limitada aprenderá a valorarlo y a cuidarlo.
  • Permite desarrollarse en la lectura, el arte, la música o la escritura: ¿Qué mejor juguete que la mente? ¿Qué mejor juguete que la inspiración? no limitemos el espíritu y potencial creativo de nuestros hijos llenándolos de juguetes. Deben aprender a apreciar la belleza y el mundo.
  • Los hermanos aprenden a compartir y son menos egoístas: trabajan juntos, colaboran entre ellos y comparten sus juguetes, mediante la comunicación y el acuerdo.
  • Aprenden a jugar más con la naturaleza: a conocer el espacio que los rodea, los jardines, los árboles. Se divierten a partir de lo simple.

Esta práctica hará que sus hijos se conviertan en adultos más responsables, generosos, alegres y sociables. Los valores serán el mejor regalo que le podrá hacer a sus hijos.

Si desea informarse más sobre el tema le invitamos a ver el siguiente video:

¡Comparta este artículo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *