in

Conoce los múltiples beneficios de la alcachofa y cómo cocinarla

Esta verdura cuida el hígado, controla el colesterol y ayuda a bajar de peso

alcachofa
Crédito de la imagen: Pixabay

La alcachofa es una hortaliza originaria de Egipto más típica de finales de invierno y comienzo de la primavera. No obstante, se consume durante todas las épocas del año. Esta verdura aporta varios beneficios para la salud y consumirla puede ayudarte tanto a eliminar toxinas del cuerpo o a bajar de peso, entre algunas de sus virtudes. Al estar deliciosa a cualquier temperatura, es un ingrediente muy versátil para tus platos.

Beneficios de la alcachofa para la salud

La alcachofa no es una de las primeras verduras que se tienen en mente a la hora de cocinar. Pero, después de conocer todos sus beneficios, la tendrás aún más en cuenta.

Baja en calorías

La alcachofa es una verdura que contiene apenas 44 calorías. Aporta una cuota importante de fibra que contribuye a la saciedad, por lo que reduce el apetito. Por eso, es una opción idónea si estás a dieta o con la intención de controlar tu peso.

Reduce el estreñimiento

Otro beneficio de que esta hortaliza sea rica en fibra es que favorece el tránsito intestinal y reduce el estreñimiento, formando así parte del grupo de laxantes naturales para evitar este dilema. Se recomienda también su consumo para tratar las hemorroides que son causadas por un problema hepático.

Potente diurético

alcachofa diuretico
Crédito de la imagen: Pixabay

El 89% de la alcachofa es agua, por lo que se convierte en un importante diurético para eliminar las toxinas del organismo a través de la orina, sobre todo el ácido úrico. Gracias a eso, comerla evita la retención de líquidos.

Buena para el hígado

La alcachofa es una gran aliada para el hígado y las personas que presentan problemas hepáticos. Estimula la producción de bilis a través de la sustancia llamada cinarina, la cual colabora en la digestión de las grasas. Este componente, asimismo, ayuda a tratar dolencias como la indigestión, los malestares ocasionados por piedras en la vesícula, los gases o las flatulencias.

Controla el colesterol

Esta verdura contiene fitoesteroles con los que se mantienen bajo control los niveles de colesterol malo en sangre (LDL) y aumentan el bueno (HDL). Igualmente, reduce el exceso de los triglicéridos en el organismo. Con todo esto, sumado a los flavonoides que presentan quercitin y rutin, la alcachofa protege contra las enfermedades cardíacas y mejora los problemas de presión arterial.

Disminuye los niveles de azúcar en sangre

La alcachofa reduce los niveles de azúcar en sangre, por lo que debe estar incluida en la alimentación de personas diabéticas. Esto se debe a que presenta inulina, un carbohidrato que cuando se metaboliza en el organismo forma la fructosa, un azúcar que se puede asimilar sin la necesidad de la insulina.

Contraindicaciones

alcachofa contraindicaciones
Crédito de la imagen: Pixabay

Esta verdura presenta pocas contraindicaciones pero se deben conocer para que no ocasionen problemas o inconvenientes.

No debe formar parte de la dieta de los niños

Una de sus restricciones es que no debe ser consumida por niños pequeños porque les puede provocar flatulencias o indigestión.

Afecta a la lactancia

Se desaconseja que las mujeres que están amamantando ingieran alcachofas ya que este alimento tiende a disminuir la producción de leche. Si se usa como planta medicinal, sus efectos aún son mayores por lo que es necesario evitar su consumo.

Puede afectar al aparato digestivo

No conviene comer alcachofas en exceso si se padece el síndrome del intestino irritable, la enfermedad de Crohn y/u otras alteraciones intestinales relacionadas con el vientre hinchado, los gases o la microbiota intestinal. Tampoco aquellas personas que tienen piedras en la vesícula.

Cómo cocinarla

alcachofa como cocinarla
Crédito de la imagen: Pixabay

La alcachofa es muy fácil de preparar y da mucho juego en la cocina dado que es muy apetitosa tanto fría como caliente. Existen dos tipos de variedades: las de tipo verde y la violeta.

En el caso de que vayas a cocinarla el mismo día o al poco de comprarla, guárdala en la nevera sin limpiar dentro de una bolsa de plástico cerrada. A ser posible, colócalas en la parte más fría del frigorífico.

En cambio, si va a pasar un tiempo entre el momento en que la adquiriste y cuando la vayas a preparar, lo mejor es congelarla. En este caso, sí que la debes limpiar, pelarla y hervirla unos pocos minutos antes de introducirla en el congelador.

Para que no se oxide, es recomendable que añadas un poco de limón al agua que uses para limpiarla. Así evitarás que tome un tono negro o más oscuro. Sino también puedes utilizar un perejil si las vas a hervir o hacer al vapor.

La alcachofa es una verdura muy versátil y se puede comer cruda, al vapor, al horno, a la brasa, en conserva o hervida. Hacer un caldo con ella también es otra alternativa y se obtiene un buena bebida depuradora.

Consejo extra:

Si tienes alguna duda sobre el consumo de esta hortaliza, antes de comenzar a ingerirla es preferible que hables con un profesional de la medicina que para éste te asesore. Recuerda que los consejos expuestos en este artículo no sustituyen a una consulta médica.

Si quieres aprender en profundidad cómo limpiar esta verdura, puedes ver cómo hacerlo detalladamente en el siguiente vídeo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *