in

Sangrado de encías: causas y qué hacer

Esta afección se puede evitar siguiendo unos prácticos consejos para prevenirla

sangrado de encias
Crédito de la imagen: pixabay

La encía es la parte carnosa de la cavidad bucal. Protege las raíces de los dientes y recubre el interior de las mandíbulas. Es una zona altamente sensible que requiere de buena higiene para mantenerse óptima. Si no se le presta la debida atención, tarde o temprano, se inflamará. Esto generará molestia y una afección muy desagradable conocida como el sangrado de encías.

Causas del sangrado de encías

Son diversas las causas que propician el sangrado de encías. No obstante,  la principal es la gingivitis. Esta es una enfermedad derivada de la mala higiene bucodental y que se caracteriza por la acumulación de bacterias y sarro en los dientes. Si no es tratada a tiempo, puede degenerar en periodontitis. Dicha dolencia provocaría mayores estragos en la zona, afectando directamente el hueso alveolar, los dientes y otros tejidos.

Además de la gingivitis, existen otras causas que pueden originar el sangrado de  encías. A continuación, se muestran las más comunes.

Conoce aquí unos remedios caseros para la gingivitis.

Mal uso del hilo dental

Uno de los errores más frecuentes en el uso de hilo dental ocurre cuando se presiona la placa contra la encía con movimientos horizontales de adentro hacia afuera. Es recomendable evitarlos ya que pueden ocasionar sangrado de las encías.

Cepillarse los dientes con mucha presión

Crédito de la imagen: Pixabay

Cuando se realiza el cepillado de los dientes con mucha fuerza, existe una gran posibilidad de lastimar la encía. Por eso, es recomendable hacerlo suavemente y con movimientos cortos.

Descubre con qué frecuencia se debe cambiar de cepillo de dientes.

Falta de vitamina K

La deficiencia de Vitamina K puede generar problemas de sangrado. Esto se debe a que la coagulación de la sangre es más lenta. Se recomienda una dieta rica en hortalizas y verduras.

Alteraciones hormonales

Cuando se producen cambios hormonales en la pubertad, la menstruación o el embarazo, las posibilidades de sangrado son mayores. Las hormonas son liberadas en altas concentraciones mediante la saliva, favoreciendo el desarrollo de bacterias y debilitando el sistema inmune.

Cómo tratar el sangrado de encías

La forma más efectiva de tratar el sangrado de encías es acudiendo al odontólogo de confianza. Este, al estar capacitado, podrá darte un diagnóstico y determinar el tratamiento adecuado. Sin embargo, debido a que se trata de una afección ocasionada, principalmente por la falta de higiene y malos hábitos, es bueno saber unos consejos preventivos que pueden contribuir para una vida saludable de tus encías.

Correcto cepillado después de cada comida

Es recomendable cepillarse los dientes, por lo menos, tres veces al día o después de cada comida. Contar con un cepillo de filamentos suaves es importante. También realizar la limpieza de forma circular en cada diente, prestándole especial atención a la unión entre la pieza bucal y la encía. Lo más importante es hacer la limpieza con suavidad para evitar lastimar las encías.

Evitar el consumo de tabaco y alcohol

Crédito de la imagen: pixabay

Existe una estrecha relación entre los consumidores de tabaco y alcohol con el sangrado de encía. Debido a su composición, fundamentalmente de elementos tóxicos, el tabaco aumenta los niveles bacterianos en la boca, facilitando la inflamación y posterior sangrado de encía. Por su parte, el alcohol debilita el sistema inmune, aumentando las posibilidades de infección, irritación y sangrado.

Aprende cómo dejar de fumar de forma natural.

Consume alimentos crudos

Para disminuir el riesgo de padecer sangrado de encía, es recomendable consumir frutas, verduras y hortalizas. Su alto contenido de vitaminas A, C y K, estimula el sistema inmune, fortaleciendo la encía, los dientes y disminuyendo las posibilidades de sangrado.

Consejo final:

Si quieres evitar el sangrado de encía, lo más importante es que desarrolles una buena higiene, abandones los malos hábitos y comiences a consumir verduras, hortalizas y alimentos ricos en vitamina K . Además, es fundamental que visites periódicamente al odontólogo para evitar la proliferación de bacterias en los dientes.

A continuación, se muestra un video que facilitará la comprensión de este desagradable padecimiento y seguro te ayudará a prevenirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *