in

8 técnicas para descubrir si la miel que compra es falsa ¡No se deje engañar!

Increíbles técnicas que le ayudarán a saber si la miel que compra es real o artificial

Actualmente, existen en el mercado grandes cantidades de productos artificiales que se están haciendo pasar por productos naturales en las tiendas y para atrapar al consumidor son vendidos a través de publicidad engañosa, a un costo menor que el producto que es realmente natural.

En esta oportunidad le explicaremos algunos trucos para ayudarle a detectar si la miel que está comprando en su supermercado es totalmente natural o si ha sido alterada.

La miel es uno de los alimentos más nutritivos y versátiles que existen y por lo tanto, no puede faltar en su hogar, posee excelentes propiedades medicinales y le aporta un sabor único a sus comidas.

Tristemente, la miel es uno de los alimentos más propensos a ser alterados por las grandes empresas, además de añadirle químicos, muchas empresas realizan un proceso de filtrado extremo para disminuir la mayor cantidad de impurezas y polen presentes en la miel con la excusa de que de esta manera se alarga el tiempo de vida del producto y se evita su cristalización.

Incluso se ha llegado a descubrir a través de la ingeniería inversa, que muchas de las marcas comerciales no contienen miel y en cambio son un procesado de edulcorantes con sabor a miel, arroz y otros productos químicos.

8 técnicas para descubrir si la miel que está utilizando es verdadera o falsa:

1. Coloca la miel en un papel de cocina

Coloque unas gotas de miel sobre un papel de cocina, si después de unos minutos la miel no ha traspasado el papel es de verdad miel de abejas natural, sin embargo, si lo traspasa es debido a la gran cantidad de agua que le añaden y por lo tanto es falsa.

2. Miel en agua
Cuando la miel natural entra en contacto con el agua se forma una especie de coágulo y cae hasta el fondo del vaso, a diferencia de la miel artificial no se diluye al entrar en contacto con el agua.

3. Miel cristalizada
Como ya se explicó anteriormente, la miel sufre un proceso de cristalización con el tiempo, si la miel que compra no se cristaliza lo más probable es que haya sido alterada y no sea natural.

4. Queme la miel
Utilizando un cerillo intente encender un poco de miel, si no lo consigue es debido a que no es miel natural.

5. Prueba del pulgar
Coloque una gota de miel sobre su pulgar, si escurre y se cae hacia un lado quiere decir que la miel no es pura.

6. Revise las etiquetas
Si la miel ha sido mezclada con jarabe de maíz y posee altos niveles de fructosa, no le recomendamos comprarla.

7. Frote una gota
La miel de verdad se absorbe fácilmente por la piel, por lo tanto, si frota entre sus dedos una gota y no se absorbe y es pegajosa, es miel falsa.

8. Verifique si su precio es muy económico
En la mayoría de los casos en los que la miel resulta ser extremadamente barata en comparación con otras marcas, lo más probable es que sea miel artificial y no natural.

A continuación le invitamos a ver el siguiente video:

¿Le gustó el artículo? ¡Compártalo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *