in ,

Prepare su propio jabón de leche y miel: su piel se lo agradecerá

Con esta receta, usted podrá preparar un jabón muy nutritivo para su piel, y además, puede ponerle nueces o almendras para mejores resultados

Los productos de belleza que venden en las perfumerías y supermercados suelen ser muy agresivos para la piel, debido a la gran cantidad de químicos que contienen. De hecho, los dermatólogos no los recomiendan para nada, y prefieren que el paciente opte por jabones especiales.

Este problema no tiene por qué ser permanente. Usted puede fabricar su propio jabón artesanal con productos absolutamente nutritivos para la piel. Los ingredientes esenciales son leche, miel y nueces, todos ingredientes sumamente nutritivos y fáciles de conseguir.

Se sabe sobradamente que la leche posee innumerables beneficios para la piel. Desde tiempos antiguos, reinas y reyes usaban litros y litros de leche para bañarse y lograr con ello una piel sana y hermosa.

Lo mismo pasa con la miel, que además tiene propiedades muy beneficiosas para la salud, como antibacteriales, por ejemplo.

Esta es la lista total de los ingredientes que necesitará:

Ingredientes y utensilios

  • Recipiente de vidrio resistente al calor: 1 unidad
  • Leche: 3 cucharadas
  • Miel: 1 cucharada
  • Glicerina: 450 gramos
  • Nueces o almendras molidas: 2 cucharadas (opcional).
  • Moldes

Preparación

1. Derrita la glicerina en el microondas o en baño maría, según sus posibilidades. Remueva cada cierto tiempo para evitar que se pegue y genere olor a quemado.

2. Una vez que se derrita, agregue los ingredientes restantes poco a poco, removiendo constantemente. Esto permitirá que los ingredientes se integren pero también evitará que la glicerina vuelva a endurecer.

3. En el molde destinado para ello (puede ser una bandeja o moldes individuales), vierta la mezcla con cuidado y deje enfriar por espacio de una hora como mínimo. Puede y conviene que sea más tiempo.

4. Para evitar que se formen burbujas de aire, mueva el molde durante el proceso de vaciado de la mezcla.

5. Si usó una bandeja como molde y preparó una tabla de jabón grande, pues ya a esta altura podrá desmoldarla y cortarla en pedazos rectangulares. Si usó moldes decorativos individuales, simplemente desmolde y ya.

6. Antes de usarlo o ponerle un envoltorio, deje que el jabón repose por un lapso de 24 horas.

¿No le parece extraordinario lo fácil y saludable que es? Mire en este vídeo más detalles sobre cómo preparar jabón de leche y miel:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *