in

Cómo limpiar los azulejos del baño

Con unos prácticos trucos las baldosas lucirán como nuevas

limpiar los azulejos del baño
Crédito de la imagen: Freepik

Las baldosas de los aseos son una de las partes más difíciles de lavar. Estos pueden acumular humedad, suciedad e incluso moho. No obstante, con unos simples trucos se pueden limpiar los azulejos del baño y dejarlos como si fueran nuevos y sin gérmenes.

7 Consejos para limpiar los azulejos del baño

Limpiar los azulejos del baño es fundamental para poder mantener esta estancia aseada. Asimismo, al acicalar las baldosas ayudas a quitar el mal olor del baño. Descubre, a seguir, unos prácticos consejos para tener las baldosas bien brillosas.

Vinagre blanco

El vinagre es un producto muy sorprendente. Este no sólo sirve para sazonar las comidas. En lo que respecta a los azulejos del baño, funciona como un potente efectivo.

Entrevera 5 cucharadas de agua y 5 de vinagre, empapa un trapo en la solución y pásalo por las baldosas. Pasa después un paño para retirar los restos de la mezcla.

Agua y lejía

La combinación de agua y lejía o agua jane también puede ser una solución muy buena para limpiar los azulejos del baño.

Pon un cuenco 3 parte de agua por 1 de lejía. Vierte la mezcla en un pulverizador y échala en los azulejos. Después, enjuágalos con un trapo húmedo con agua templada.

Antes de ponerte a limpiar los azulejos del baño con agua jane, abre las ventanas y las puertas del aseo. Así evitarás que este producto rezume los vapores nocivos. Igualmente, es importante que uses guantes para evitar erupciones cutáneas.

Amoniaco

Pon 5 cucharadas de amoniaco y 10 de agua en un recipiente. Después de entreverar bien los ingredientes, ponlos en una botella con pulverizador y rocíalo sobre las baldosas. Espera 1 hora y luego restriega un trapo húmedo y limpio para retirar los restos de la solución.

De la misma manera que si usas la lejía para limpiar los azulejos del baño, abre las puertas y ventanas para que ventile y usa guantes.

Zumo de limón

Crédito de la imagen: Pxhere

El limón se puede usar desde condimentar comidas hasta lavar una tabla de cortar de madera. Igualmente, el jugo del cítrico es muy efectivo para lavar los azulejos.

Introduce el zumo de limón en un aerosol y échalo sobre las baldosas. A seguir, restriega con una esponja húmeda. Para acabar, humedece un trapo con agua templada y pásalo para dejarlos impecable.

Cabe destacar que también cabe la posibilidad de que esparzas un poco de bicarbonato de sodio con una bayeta antes de regar los azulejos con el jugo de limón.

Limpiador de vapor

Este electrodoméstico también es de gran ayuda para lavar las baldosas ya que funciona como si fuese una aspiradora. Sigue siempre las instrucciones como indica el fabricante antes de usarlo.

Toallitas de algodón

Una forma eficaz de conseguir que tus azulejos queden bien limpios es usar toallitas de algodón para las esquinas y las juntas. Empapa el algodón con el producto que vayas a emplear y presiona sobre las zonas a limpiar. Para acabar con el exceso de suciedad, pasados unos minutos, restriega un trapo húmedo.

También cabe la posibilidad de que limpies esta parte de las baldosas con un cepillo de dientes que esté viejo.

Cera

Justo después de limpiar los azulejos del baño, pasa una capa de cera, si estos son de cerámica. Así conseguirás crear un manto protector contra el moho, al mismo tiempo que le dará brillo a las baldosas. Repite esta acción una vez al año.

Para finalizar, en el siguiente vídeo puedes ver cómo limpiar las juntas o los azulejos de la cocina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *