in

Cómo limpiar el microondas: 4 formas

Desinfecta tu electrodoméstico y di adiós a la suciedad con unos prácticos consejos

limpiar el microondas
Crédito de la imagen: Elestimulo

El microondas u horno de microondas es unos electrodomésticos que revolucionaron el mundo en las últimas décadas del siglo XX. Gracias a este se puede calentar comidas de manera más rápida que usando el horno o la sartén. Asimismo, permite descongelar los alimentos e incluso cocinar. Para conservarlo por mucho tiempo y evitar la contaminación de la comida, es preciso saber cómo limpiar el microondas.

4 Formas de limpiar el microondas

Por mucho cuidado que se tenga, a veces es inevitable que algunos alimentos salpiquen el microondas. Los restos de comida, además de disminuir la efectividad del electrodoméstico, hacen que este hieda. Para que puedas evitar esta situación, a seguir, se presentan 4 formas de limpiar el microondas.

Vinagre

El vinagre es muy útil para limpiar el microondas.

1. Rellena la mitad de un cuenco con agua e incorpora 1 cucharada sopera de vinagre blanco.

2. Pon el recipiente dentro del microondas y caliéntalo durante 5 minutos. Si el electrodoméstico que tienes es un horno microondas con mucha potencia, con 3 minutos y ½ será suficiente.

En este paso verás que el vapor que emana de la mezcla comienza a subir por las paredes y desprenderá una viscosidad seca.

3. Pasado el tiempo indicado, remueve el tazón de dentro, retira la bandeja de vidrio y limpia el interior del electrodoméstico con un trapo limpio.

4. Lava el plato de cristal del microondas como haces con cualquier recipiente de la loza y vuélvelo a colocar en su sitio una vez que lo hayas secado bien.

Descubre cómo limpiar los azulejos del baño.

Limpiavidrios

Quizás sea una de las formas de limpiar el microondas que más sorprende. No obstante, esta práctica es muy efectiva.

1. Entrevera en un recipiente 1 parte de agua caliente y 2 de limpiavidrios.

2. Empapa una esponja en la mezcla y limpia la parte de adentro del microondas. Lava también el plato giratorio y las rejillas de ventilación para remover la viscosidad acumulado.

3. Después, pasa un trapo húmedo en el microondas para remover los restos. A seguir, usa uno seco.

4. Deja el electrodoméstico abierto para que se ventile y se seque bien. Si tras un tiempo continúa oliendo a limpiavidrios, pasa de nuevo un paño húmedo que esté limpio y luego uno seco.

Limón

Crédito de la imagen: Pxhere

Este cítrico es tan potente que se puede usar para limpiar diversas superficies. Una de ellas son las tablas de madera. Asimismo, se puede emplear para sacarle brillo a los microondas.

1. Parte un limón por la mitad.

2. Después, coloca las mitades boca abajo sobre el plato del microondas y añade 1 cucharada de agua.

3. A seguir, durante 1 minuto calienta el electrodoméstico o hasta que veas que empieza a haber vapor dentro de este ya que el limón está caliente.

4. Para acabar, con un trozo de papel de cocina o con un paño, limpia la parte de adentro del microondas y también el plato de vidrio.

Jabón del lavavajillas

El jabón del lavavajillas también puede ser una buena opción para lavar tu microondas.

1. Pon agua templada en un bol.

2. Adiciona el líquido del lavavajillas.

3. Coloca el tazón dentro del electrodoméstico por 60 segundos o hasta que comience a salir vapor.

4. Retira el cuenco y limpia el microondas por dentro con una esponja que esté bien húmeda.

5. Saca el plato de cristal, lávalo y sécalo, antes de volver a ponerlo en su sitio.

Cabe la posibilidad de que añadas a la solución un poco de bicarbonato de sodio ya que dicho producto funciona como ambientador.

Consejo final:

Para que tu microondas no se ensucie mucho y se deteriore en poco tiempo, es aconsejable que lleves a cabo alguno de estos trucos 2 veces al mes.

En primer lugar, se recomienda que el electrodoméstico esté desconectado cuando se vaya a limpiar.

Por otro lado, es de gran ayuda pasar una bayeta tras cada uso.

Cubrir la comida con tapas u otros utensilios para microondas permitirá que los alimentos no se desparramen y queden adheridos a las paredes del electrodoméstico.

Si se vuelca alguna comida, remuévela en seguida para evitar que se seque y sea más difícil retirarla.

Al limpiar el electrodoméstico, deja la puerta abierta para que se ventile y así facilitar el secado.

Ten especial cuidado con los recovecos, los rincones y la parte abajo del plato de vidrio. En estos lugares es donde más se acumula la porquería. Por tanto, desinféctalos en profundidad.

Una vez que tengas tu electrodoméstico bien limpio, puedes ponerte manos a la obra y cocinar las deliciosas recetas de microondas que se presentan en el siguiente vídeo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *