in

4 Infusiones para el reflujo

Descubre unos consejos que te ayudarán a tratar este problema de salud

infusiones para el reflujo
Crédito de la imagen: Freepik

El reflujo o enfermedad del reflujo gastroesofágico (ERGE) tiene lugar cuando el esfínter esofágico interior deja de trabajar correctamente. Esta válvula, la cual se encarga del paso de sustancias del esófago al estómago, habilita a que el contenido vuelva de nuevo al esófago. De esta manera, la mucosa provoca una sintomatología y otros problemas. Para tratar esta dolencia de forma natural, puedes incluir en tu día a día infusiones para el reflujo.

Las mejores infusiones para el reflujo

infusiones para el reflujo
Crédito de la imagen: Pixabay

El reflujo provoca ardor en el pecho, sobre todo tras las comidas. También eructos y regurgitación. En algunos casos, igualmente, la persona tiene ataques de tos, malestar en la garganta, ronquera e incluso anginas. Con el fin de aliviar estos síntomas, las infusiones para el reflujo son una gran opción.

Manzanilla

La manzanilla es un té que se emplea para combatir diversas dolencias digestivas. Al reducir la acidez, permite digerir mejor los alimentos y evita que la persona padezca ardores.

Diente de león

Una de las infusiones para el reflujo que sirve de gran ayuda es la de diente de león. Esta planta previene la acidez, al mismo tiempo que permite que se tenga una digestión adecuada.

Jengibre

El jengibre también se puede incluir en la lista de tés para tratar esta enfermedad. Esta raíz resguarda el estómago. De esta manera, evita el surgimiento de úlceras, las cuales suelen aparecer cuando se padece irritación en el esófago.

Cúrcuma

La cúrcuma es una planta controvertida. A pesar de que se puede ingerir en forma de té para calmar el reflujo, si se hace en grandes cantidades puede provocar el efecto contrario. Esto significa que puede aumentar el ardor.

Consejos para las personas que sufren reflujo

Crédito de la imagen: Pxhere

Además de tomar infusiones para el reflujo, existen unos consejos muy útiles para tratar esta enfermedad.

Alimentación

El chocolate, la bollería, las pizzas, las patatas fritas, los snacks, los embutidos, la menta, las carnes roja y los lácteos se deben evitar. Estos alimentos relajan el esfínter provocando que el ácido en el esófago aumente.

Siesta

Si duermes la siesta después de comer, espera una hora tras el almuerzo antes de acostarte. Sigue el mismo consejo por la noche. Por lo tanto, deja que pasen 60 minutos después de cenar para irte a la cama.

Descubre los beneficios de dormir la siesta.

No fumes ni bebas alcohol

El tabaco es muy malo para el estómago dado que perjudica la mucosa, al mismo tiempo que afecta la válvula que se encuentra en el esófago. La misma situación pasa con el alcohol y con la cafeína que se encuentra en bebidas como el café.

Posición al dormir

La postura que emplees para dormir también puede beneficiar o empeorar el reflujo. Lo mejor es que eleves la cabeza unos 5 cm. Asimismo, intenta no mantener una posición recostada.

Comidas líquidas

Los licuados, los caldos, zumos o las sopas son comidas a evitar ya que aumentan la acidez.

No bebas cuando estés comiendo

Intenta beber antes de comer y no durante el almuerzo. Incluso si es agua templada, podría empeorar la situación. Una vez que acabes tu comida, espera 30 minutos para beber de nuevo.

Consejo final:

Si notas molestias y ardor, debes acudir al médico, ante todo. Este será el indicado de estipular qué tratamiento es el mejor para ti. Recuerda que los datos expuestos en este artículo no substituyen la consulta con un doctor.

Para saber cómo tratar el reflujo en un bebé, no dejes de ver el siguiente vídeo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *