in

Cómo hacer el café americano

Descubre cuál es el origen de este café que tanto gusta

cafe americano
Crédito de la imagen: Pixabay

El café es una de las bebidas que más se consumen en el mundo occidental, a pesar de que se originó en la península arábiga y en Etiopía. Esta se ingiere, por lo general, a la mañana como líquido energizante o como terapia con una amiga. De este, existen diversos tipos. Uno de ellos es el café americano. Descubre, a continuación, cómo prepararlo.

Cómo preparar un café americano perfecto

El café americano es una versión más suave, dulce y con menos cafeína que el café convencional. Este es uno de los más consumidos tanto en el norte del continente europeo como en los Estados Unidos. Conoce, a seguir, cómo elaborarlo.

Ingredientes

  • Agua: 1 litro;
  • Café molido: 4 cucharada soperas;
  • Azúcar: al gusto.

Modo de preparación:

1. En primer lugar, pon el café molino y el agua a hervir. Puedes emplear una cafetera o una cazuela para ello.

2. Deja unos minutos que pase el café por el filtro de la cafetera. Si lo haces en una olla, ves removiendo el líquido por unos minutos. Es importante que lo cocines a fuego lento.

3.  Apaga la cafetera o el fuego, en el caso de que hayas usado una cacerola para hervirlo. Si te decantaste por la segunda opción, cuélalo.

Si lo deseas, puedes adicionar un poco de azúcar o cualquier endulzante.

Cabe destacar que, aunque se pueda elaborar el café en un cazo, lo más aconsejable es una cafetera para que el grano se filtre bien.

¿Por qué se le llama café americano?

El café americano surgió durante la Segunda Guerra Mundial de la mano de los soldados norteamericanas. Las tropas desplazadas en Italia se quejaban de que el café italiano era muy fuerte e intenso, sobre todo al compararlo con el café de filtro que estaban avezados a tomar en los Estados Unidos. Otro de los puntos que descontentaba a los americanos era la diminuta jícara donde se sirve el expreso, es decir, el café italiano por excelencia.

Para complacer a los militares, los italianos decidieron verter agua en la taza y mezclarla con el café. Al unir ambos líquidos, la bebida se rebajó, tanto en cafeína como en sabor, por lo que era más digerible para los norteamericanos. Después de esto, los baristas italianos empezaron a denominar a este café como “americano” con sorna hacia los soldados.

¿Qué diferencia hay entre un café expreso y un americano?

Crédito de la imagen: Pxhere

La primera diferencia entre un café expreso y un americano es que el primero se sirve en una taza pequeña con una capacidad de entre 20 y 30 ml. Asimismo, este se remata con una capa de crema que se obtiene de la presión al prepararlo.

Por el contrario, el americano se sirve en una taza de mayores dimensiones.

Para preparar un expreso se emplea una máquina especial de expreso o cafetera para obtener un café concentrado molido. Este se obtiene por medio de la presión del café junto a la temperatura del agua.

Una vez hecho, el expreso presenta una consistencia espesa con un aroma y un gusto fuerte.

Por su parte, el café americano también se hace en cafetera. Este se considera un expreso, al cual se le añade agua para que quede más diluido. De esta manera, el líquido no es tan concentrado y el sabor es menos intenso.

Debes tener en cuenta que cuanto más fino sea el molido del grano, más intenso, fuerte y amargo será el sabor del café.

Para finalizar, en el siguiente vídeo podrás ver una prueba gráfica de cómo elaborar un café expreso y uno americano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *