in

4 Usos del amoniaco en la limpieza del hogar

Entre sus muchos usos, el amoniaco es también un arma poderosa de limpieza

usos del amoniaco
Crédito de la imagen: Pexels

El amoniaco es un gas incoloro compuesto de hidrógeno y nitrógeno que tiene un olor muy particular. Está presente de forma natural en el ambiente, como parte del ciclo del hidrógeno. También se genera a partir de la descomposición de materia orgánica. Como es muy soluble en agua, el amoniaco suele comercializarse en forma líquida para la fabricación de fertilizantes y productos de limpieza y refrigeración. A continuación algunos usos del amoniaco.

Usos del amoniaco

No es extraño que la producción de amoniaco crezca sostenidamente, dados sus variadísimos usos y aplicaciones. La más importante es la agricultura, al menos en cantidad, ya que la mayoría del amoniaco es usado como fertilizante para producir alimentos. También destacan sus usos industriales en la elaboración de textiles, papel, plásticos, explosivos y alimentos.

Sin embargo el amoniaco tiene también usos domésticos. Dadas sus propiedades corrosivas y desengrasantes, el amoniaco se utiliza normalmente en labores de limpieza del hogar. A continuación algunos usos del amoniaco para tareas cotidianas.

Limpieza de baños

El amoniaco es muy efectivo para limpiar baldosas, especialmente las juntas. También se usa para desmanchar piezas de baño como sanitarios, tinas y lavamanos. Además es eficiente en la limpieza de tuberías oxidadas. Para estos usos, el amoniaco debe diluirse en agua.

Limpieza de vidrios

Es ideal para limpiar ventanas, espejos o cualquier superficie de vidrio. Un paño con amoniaco puede dejar los vidrios completamente traslúcidos, sin marcas de grasa o huellas de manos. Para limpiar vidrios el amoniaco debe diluirse en agua.

Limpieza de la cocina

El efecto desengrasante del amoniaco lo hace un potente limpiador para la cocina. Elimina no solo la grasa de topes o encimeras, también de ollas, utensilios y de la propia cocina. Algunos electrodomésticos en los que la grasa suele adherirse, como el horno, también pueden ser limpiados con amoniaco diluido en agua.

Limpieza de manchas

Ya sea una mancha de salsa sobre la alfombra o una mancha de sangre en la ropa, el amoniaco puede remover fácilmente las manchas de los tejidos. No obstante y dado su poder corrosivo, es recomendable diluir el amoniaco en agua y usarlo primero sobre una zona no tan visible de la tela.

Precauciones y cuidados con el amoniaco

A pesar de los muy diversos usos del amoniaco, este gas puede ser peligroso si se manipula de forma incorrecta. El amoniaco es un gas tóxico que puede dañar algunos órganos y ocasionar la muerte. Si se respira puede irritar la nariz, la garganta y causar enema pulmonar. También irrita los ojos, quema la piel y si se ingiere puede destruir la mucosa gástrica. A continuación algunos consejos para el uso seguro del amoniaco:

  • Usa siempre guantes de látex, mascarilla y protección para los ojos.
  • Viste una indumentaria que proteja su piel del contacto con el amoniaco.
  • Asegúrate de cerrar bien el envase y almacenarlo de forma adecuada.
  • Permite la circulación del aire abriendo puertas y ventanas.
  • Conserva la etiqueta del producto en caso de intoxicación.
  • No prolongues la exposición al amoniaco, úsalo de manera puntual.
  • Mantén el amoniaco lejos del alcance de los niños.
  • Nunca mezcles el amoniaco con cloro, lejía o algún blanqueador. La combinación produce gases altamente tóxicos.

Para finalizar este repaso sobre los usos del amoniaco, no dejes de ver en el siguiente video cómo limpiar objetos de cerámica usando este producto:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *