in

Los tipos de lipoescultura

Descubre cuáles son las opciones de esta técnica de belleza

tipos de lipoescultura
Crédito de la imagen: Freepik

La lipoescultura es una técnica de belleza que sirve para eliminar la grasa que se acumula en distintas partes del cuerpo. Dichos depósitos se extraen con la ayuda de unas cánulas que se meten en el cuerpo para poder aspirar la grasa. Conoce, a continuación, los tipos de lipoescultura que hay.

Los tipos de lipoescultura: invasiva

En primer lugar, debes tener en cuenta que la lipoescultura y la liposucción no son lo mismo. La primera se suele emplear más para acabar con los depósitos de grasa que malogran la figura. Asimismo, están destinados para zonas pequeñas como los brazos o la papada. Por su parte, la liposucción se suele emplear para áreas más grandes.

En lo que respecta a los tipos de lipoescultura, para llevar a cabo la invasiva, el paciente debe someterse a una intervención quirúrgica. Es por ello que antes de realizarla, la persona debe pasar unas pruebas médicas para asegurarse que no cumple condición de salud alguna que le impida la operación.

Otra de las características de la lipoescultura es que se hace con anestesia. Por lo tanto, se debe realizar en centros médicos especializados y debe estar hecha por profesionales certificados.

Lipoescultura no-invasiva

La lipoescultura no-invasiva no requiere de una operación. Por eso, no es preciso que se realice en una clínica de cirugía estética. Empero sí en centros de estética certificados. Aunque el personal no tiene que ser médico, este debe estar instruido y formado para utilizar las máquinas de manera adecuada, teniendo siempre en cuenta las condiciones de cada persona.

Cavitación

La cavitación es uno de los tipos de lipoescultura no-invasiva. Esta está enfocada para moldear la silueta por medio de las ondas ultrasonidos a una frecuencia baja. Cuando las ondas entran en contacto con la piel, estas crean microburbujas vacías en el interior del fluido o del líquido.

En lo que respecta a la grasa, las células adiposas, al sufrir una gran presión, hacen que la membrana se rompa. De esta manera, la grasa se convierte en líquido y se expulsa del organismo con mayor facilidad como, por ejemplo, a través de la orina.

Mesoterapia

La mesoterapia está destinada a reducir la celulitis. Esta consiste en la utilización subcutánea de fármacos por medio de una aguja. También se suelen inyectar vitaminas, corticoides o ácido hialurónico.

Radiofrecuencia

La radiofrecuencia también se aplica para la reducción de la celulitis. Asimismo, sirve para combatir la flacidez de la piel. Esta técnica emplea ondas electromagnéticas de alta frecuencia sobre la dermis, calentándola. De esta manera, se favorece la aparición de nuevo colágeno y del drenaje linfático, la circulación de la piel y el tejido subcutáneo mejoran, y se produce una migración de fibroblastos.

Cabe destacar que, a pesar de que los tipos de lipoescultura no-invasiva dan buenos resultados, la técnica invasiva es más eficaz. Esto se debe a que la no-invasiva sólo ataca a la piel desde fuera, o sea, de manera indirecta.

Consejo final:

Son muchos los centros que ofrecen este tipo de tratamientos de estética. Antes de realizarte cualquiera, cerciórate que te pones bajo las manos de profesionales que están cualificados. Hay instituciones que los ofertan más baratos pero carecen de certificados de sanidad. Es mejor pagar un poco más y tener la certeza que las personas que realizan la lipoescultura saben lo que hacen. De esta manera evitarás casos como el de la joven de 23 años que se quedó con los pechos de doble burbuja tras una cirugía plástica.

Para acabar, si quieres ampliar la información sobre la lipoescultura, no dejes de ver el siguiente vídeo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *