in

5 Síntomas del vértigo

Aprende también cómo prevenir y controlar el vértigo

síntomas del vértigo
Crédito de la imagen: Freepik

El vértigo es una sensación de que todo te da vueltas. Este sentimiento ficticio provoca que tengas la impresión de que tanto tú como los objetos que te rodean se están movimiento. Ante esta situación, lo más aconsejable es sentarse y tumbarse para poder recuperar el control de tu cuerpo, además de poner en práctica algún remedio casero. Conoce, a seguir, cuáles son los síntomas del vértigo.

Cuáles son los síntomas del vértigo

El vértigo puede ser periférico. Este tipo pérdida de balance, además de la sensación de mareo, puede afectar a la pérdida de audición, zumbidos y presentar sudoración. Asimismo, la persona suele sufrir sensibilidad a la luz y al ruido.

El otro tipo de vértigo que hay es el central. Este se da en diversos niveles encefálicos y, aunque suele tiene una intensidad menor que el periférico, se mantiene más en el tiempo.

Dificultades para mantener el balance

Dado que en el oído interno existe vértigo, cuando se tienen problemas en dicho órgano, la persona sufre problemas para mantener el equilibrio. La dificultad del balance se puede dar al levantarse de una silla o de una cama.

Vómitos

Las náuseas y los vómitos también son algunos de los síntomas del vértigo.

Jaqueca

Debido a que la zona del cuello y la sien se ve afectada cuando se tiene vértigo, los dolores de cabeza y jaqueca son muy habituales.

Dificultad para actuar con normalidad

El vértigo también puede provocar que la persona no pueda actuar con normalidad. Esto implica dificulta para oír y hablar, para tragar, inconsciencia e incluso problemas para mover las extremidades.

Problemas para andar

Al no conseguir mantener un balance ni mover con normalidad las piernas y los brazos, uno de los síntomas del vértigo es que la persona no pueda caminar bien. Como consecuencia, es habitual que pierda el control y que se caiga y/o desmaye.

¿Cómo prevenir y controlar el vértigo?

Crédito de la imagen: Pxhere

La fisioterapia con movimientos de ojos y cabeza es una buena terapia que te ayuda a prevenir el vértigo. Ejercicios como la maniobra de Epley serán de gran ayuda. Recuerda que es siempre bueno tener la supervisión de un profesional.

Otra manera de prevenir este problema es evitando los movimientos bruscos con la cabeza y practicar disciplinas como el taichí.

Presta también atención a la salud de tus oídos. Problemas como la otitis pueden agravar esta condición. Por lo tanto, hazte chequeos periódicos para poder detectar posibles enfermedades en este órgano y tratarlas a tiempo. Llevar un control exhaustivo de la vista también es fundamental.

En los casos en los que el vértigo se presente, para poder controlarlo es aconsejable que te recuestes en un sillón o en una cama.

Otra opción es sentarte y mirar a un punto fijo que sea lejano. Ten en cuenta que estirarse  cuando todo está dando vueltas puede ser contraproducente.

Si te da el vértigo cuando estás en la calle o en cualquier lugar público, busca un sitio donde haga sombra para que el calor no agrave tu situación y siéntate.

Beber agua o un zumo de algún cítrico como la naranja o limón es otra opción para calmar los síntomas del vértigo.

Para finalizar, no dejes de ver el próximo vídeo donde se cuentan aspectos claves sobre el vértigo y los problemas del equilibrio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *