in

Respiración bucal: qué es, causas y consecuencias

Respirar por la boca puede desencadenar diversos problemas de salud

respiracion bucal
Crédito de la imagen: Freepik

Pocas son las acciones involuntarias que realiza el cuerpo humano para poder sobrevivir. Respirar es, quizás, la más importante. Es vital ya que es el proceso que proporciona el oxígeno necesario. Además, libera el dióxido de carbono y los residuos del organismo que entran por vía aérea. A continuación, descubre todo lo que debes saber sobre la respiración bucal.

Qué es la respiración bucal

La forma correcta de respirar es por la nariz. Además, es la más saludable. Por un lado lleva aire a los pulmones directamente y a la sangre. Por otro, ese oxígeno es limpio dado que los pequeños bellos nasales impiden el paso de sustancias tóxicas.

Sin embargo, a diferencia de lo que muchos piensan usar la boca no es incorrecto. De hecho, las personas sanas respiran por los dos conductos. Pero, hacerlo por la boca sólo debe ser necesario cuando la nariz está congestionada. También cuando se hace ejercicio de forma exigente. Así, el oxígeno llega a los músculos más rápido. Por tanto, la respiración bucal es respirar por la boca.

Causas de la respiración bucal

Respirar todo el tiempo por la boca puede causar severos problemas. Esta acción hace que se generen torceduras en los dientes y deformidades faciales. También produce mal aliento y perjudica gravemente a las encías. Pero, ¿cuáles son los problemas que la originan?

Pólipos nasales

respiración bucal
Crédito de la imagen: Pixabay

La causa más común que provoca la respiración bucal en niños y adultos son las obstrucciones de las vías aéreas nasales. Es decir, algo impide el paso del aire a través de la nariz. Ésta es una acción automática. Si la nariz se bloquea, el organismo inmediatamente recurre a la boca. Dicha congestión también puede ser causada por resfriados o alergias.

Apnea del sueño

Cuando la respiración se detiene involuntariamente por breves períodos de tiempo, el organismo recurre a la boca. Durante el sueño, muchas personas desarrollan el hábito de respirar por la boca a causa de esta grave patología.

Aprende a dejar de roncar con unos prácticos consejos.

Estrés

respiración bucal
Crédito de la imagen: Pixabay

La ansiedad que producen las presiones del día a día también pueden modificar la forma de respirar. Esto ocurre porque el estrés activa el sistema nervioso simpático. Ergo, el organismo comienza a realizar una respiración superficial, rápida y anormal.

Tabique desviado

Cuando es grave, puede bloquear uno de los lados de la nariz. Al reducir el flujo de aire y dificultar la capacidad de respirar, la persona se expone a un efecto deshidratante. Esto facilita la formación de costras.

Consecuencias de la respiración bucal

Fiebre, asma o alergias son sólo algunas de las consecuencias que provoca la respiración crónica bucal. Sin embargo, los problemas pueden ser peores.

Malformaciones faciales

La respiración bucal produce un ablandamiento de la mandíbula. Al abrirse, la lengua baja y, en ocasiones, sale de la boca. Si esto ocurre, el estímulo lingual que ayuda al crecimiento normal de los huesos del cráneo no se produce. Luego, los huesos de la cara crecen de forma vertical.

Problemas en el oído

Crédito de la imagen: Pixabay

El oído se ve afectado por la respiración bucal porque las presiones no se equilibran correctamente.  De esta manera, el oído medio no se ventila. Esto es importante ya que está en contacto con la nariz por la trompa de Eustaquio. Como consecuencia se facilita la aparición de otitis y la acumulación de moco.

Descubre cómo prevenir la otitis según la OMS.

Fiebre de heno

La fiebre de heno es una condición común que se la conoce como rinitis alérgica o alergias nasales. Ésta puede ser estacional, perenne u ocupacional. La rinitis se refiere a la irritación o inflamación de la nariz.

Tratamiento de la respiración bucal

Los expertos recomiendan un tratamiento integral, es decir, estudios que abarquen tanto la identificación como la corrección de la causa de la respiración bucal. Si el paciente es un niño, una visita al pediatra o al otorrino deben ser efectuadas lo antes posible.

Los expertos insisten en que es importante realizar lavados nasales con frecuencia. Así, se mantiene la vía respiratoria superior limpia.

Para acabar, en el siguiente vídeo se muestra cómo aprender a respirar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *