in ,

Consejos para reducir el consumo de harinas refinadas

En este artículo aprenderá cómo ir eliminando las harinas refinadas de su dieta

Las harinas refinadas están siendo estudiadas por muchos hoy en día debido a que se están relacionando con problemas digestivos, endocrinos y sobrepeso, entre otros problemas.

Muchas personas han desarrollado cierta obsesión por este tipo de harinas, manifestada en el consumo de galletas, bizcochos y diferentes tipos de golosinas. Sin darse cuenta usted introduce cada vez más estas harinas en su dieta.

Entendemos que su estilo de vida moderno agitado y lleno de estrés en muchas ocasiones no le permite comer de forma más saludable, pero le recomendamos que comience a tomar medidas frente al consumo excesivo de harinas refinadas, ya que puede generarle graves consecuencias en su salud. Las harinas refinadas no sólo están conformadas por hidratos de carbono de absorción rápida, también poseen gran cantidad de azúcar, sal y grasas saturadas, lo cual aumenta súbitamente la cantidad de calorías que ingiere.

Antes de empezar con los consejos, le recomendamos que no se pierda el video al final de este artículo, donde un especialista nos explica cómo acabar con su adicción a las carbohidratos, tal vez sea más fácil de lo que imagina.

Consejos para reducir el consumo de harinas saturadas en su dieta:

  1. Planifique sus comidas: La falta de planificación es perjudicial para su salud, debido a que le lleva a comer cualquier tipo de alimento a cualquier hora. En este caso le recomendamos que al momento de ir a las compras añada en su cesta frutas, verduras y alimentos más saludables. También, puede empezar a dedicar tiempo de su día a preparar sus comidas y a disfrutarlas. De esta manera poco a poco puede incluir alimentos más saludables en su dieta y reducir el consumo de harinas saturadas.

2. Busque alternativas: Al momento de merendar busque alternativas más saludables a los alimentos realizados con harinas refinadas, puede cambiar las galletas y bizcochos por frutas o frutos secos.

3. Beba más agua: Beber agua resulta ser una de las mejores maneras para controlar la ansiedad y para aumentar la sensación de saciedad. También puede consumir té o batidos con propiedades saciantes. Controlar la ansiedad resulta ser una herramienta fundamental al momento de reducir el consumo de harinas saturadas.

4. Disminuir el estrés: A pesar del gran estrés que la vida moderna coloca sobre nosotros, es necesario tomar una pausa y tratar de controlarlo, no sólo por el daño que este genera sobre nuestra salud, sino porque en ocasiones, muchas personas tienden a comer en exceso para intentar aliviarlo.

5. Realizar ejercicio frecuentemente: debe buscar el tiempo para incluir este hábito en su vida al menos tres veces por semana. Así quemará calorías y reducirá el estrés. De esta forma logrará controlar esos ataques de ansiedad que le impulsan a comer harinas saturadas. El ejercicio frecuente le ayuda a relajar su mente y le permite lidiar con situaciones difíciles.

¿Le cuesta mucho ponerle fin a su adicción a los carbohidratos ? Le invitamos a ver el siguiente video:

¿Le gustó el artículo? ¡Compártalo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *