in

Queda paralizada e incapaz de mover la lengua por la píldora

La píldora anticonceptiva deja a una monitora deportiva paralizada

queda paralizada e incapaz de mover la lengua por la pildora
Crédito de la imagen: Dailymail

Son numerosas las críticas que existen ante los diversos métodos anticonceptivos que usan las mujeres para no quedarse embarazada. Estos pueden alterar mucho las hormonas, además de hacer que la persona engorde, entre otros. En este caso, una joven queda paralizada e incapaz de mover la lengua por la píldora anticonceptiva.

Mujer queda paralizada e incapaz de mover la lengua por la píldora

El hecho de que hace unos años Diane 35, de los laboratorios Bayer, fuese retirada del mercado por causar trombosis y muerte es un gran indicativo de la peligrosidad de este tipo de fármacos. En esta ocasión, una joven queda paralizada e incapaz de mover la lengua por la píldora anticonceptiva en Venezuela.

Katarina Parra comenzó en 2012 a tener dolores abdominales, vómitos y ansiedad. En nochebuena de ese año fue ingresada. Ella estaba muy debilitada por el envenenamiento que se desarrolló en su sangre. Esta condición hizo que pasara los siguientes dos meses en la UCI.

Cierto es que Katarina se recompuso de la septicemia que padeció, aunque continuaba sintiéndose mal. Pasados 8 meses desde el momento en que enfermó, los médicos dieron con su problema. La venezolana padecía el trastorno genético Porfiria Intermitente Aguda. Esta enfermedad había debilitado todo su sistema inmunológico. Dicha situación se había visto estimulado por la píldora anticonceptiva Yaz.

Por suerte, desde que la joven dejó la píldora empezó a recuperarse. No obstante, en palabras recogidas por Dailymail, Katarina: “Solo quería morir y terminar con toda la pesadilla” en el momento que queda paralizada e incapaz de mover la lengua por la píldora.

Proceso de la enfermedad

katarina
Crédito de la imagen: Dailymail

El 24 de diciembre cuando ingresó en el hospital donde meses antes le habían diagnosticado septicemia, tenía escalofríos. También fiebre y el cuerpo no le respondía por falta de fuerza.

El tiempo que estuvo internada fue un calvario para Katarina. Ésta continuaba con unos horribles dolores y los médicos no daban con lo que tenía. La joven estuvo aislada en una habitación y sólo podría recibir visitas de personas que estuvieran todas cubiertas para protegerla de los posibles gérmenes que le pudieran contagiar.

Los facultativos continuaban investigando, haciéndole pruebas y dándole medicamentos mientras que su estado empeoraba. Llego, incluso, llegó a tener alucinaciones y dolor en las piernas lo que le hizo pensar que se “estaba volviendo loca.”

La incertidumbre fue tal que los doctores realizaron conferencias para tener otras opiniones y llegaron a pensar que lo que tenía Katarina era un problema psicológico y le recomendaron a su madre que la llevara a un psiquiatra, situación que enfadó muchísimo a la joven.

En todos estos meses, la venezolana no paró de tomar el anticonceptivo todo y que su estado no mejoraba, incluso cuando queda paralizada e incapaz de mover la lengua por la píldora. Esto hizo que la trasladaran, una vez más, a la UCI donde pasó “días completamente despierta pero sin poder mover ninguna parte de mi cuerpo”.

Encuentran el por qué de los dolores

recuperada
Crédito de la imagen: Dailymail

Tras 8 meses, los médicos dieron con el problema. El trastorno genético AIP consiste en una mutación que dificulta que el organismo produzca el hemo compuesto que transporta el oxígeno en los glóbulos rojos, el cual es fundamental para que el sistema inmunológico no esté débil.

Todo y que no existe una cura definitiva, si se corta de raíz con los medicamentos que afectan a este problema, en este caso la píldora, y se inyecta en hemo en el organismo, la persona puede mejorar notablemente.

Desde que los médicos descubrieron el problema de Katarina, las enfermeras han estado yendo a su casa cada mes para inyectarle el tratamiento de porfiria cuando tenía los ataques. Asimismo, recibió la ayuda de un fisioterapeuta. Éste la trataba 3 veces por día para recuperar la movilidad y la fuerza en el cuerpo.

La rehabilitación fue ardua y lenta ya que Katarina demoró 2 años en poder estar recuperada. Aunque confiesa que sus “dedos todavía están un poco adormecidos y ya no se mueven como antes. Aunque no me molesta porque puedo caminar normalmente”.

La venezolana ahora es instructora deportiva aunque su objetivo “es crear una base de porfiria para ayudar a los demás.” Asimismo, ella ya ha comenzado a hablar sobre la porfiria en la cuenta de Instagram @somosporfiria. De esta manera, quiere ayudar a otras personas que muere porque es una enfermedad difícil de diagnosticar.

Consejo final:

Ante cualquier dolor o malestar hay que acudir al médico ya que se puede convertir en algo serio. Asimismo, es siempre bueno consultar con varios facultativos para tener diversos diagnósticos.

Por último, para saber más datos sobre la porfiria, no dejes de ver el siguiente vídeo al Dr. Víctor Flores Tello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *