in

¿Cuál es la relación entre los lácteos y alergias?

Aprende más sobre la vinculación entre las alergias y los productos derivados de la leche

lacteos y alergias
Crédito de la imagen: Pexels

Las alergias son reacciones del organismo frente a agentes que el sistema inmunológico percibe como peligrosos. Aunque generalmente se trate de sustancias inocuas, las defensas naturales del cuerpo las atacan como si fueran una amenaza. Aquí se presenta la relación entre lácteos y alergias, y se ofrecen algunas claves para reconocer si realmente tienes alergia a los lácteos.

¿Los lácteos y alergias están relacionados?

lacteos y alergias reaccion
Crédito de la imagen: Pexels

En el caso de los lácteos, las alergias se producen por reacciones frente a determinadas proteínas presentes en la leche y sus derivados. Éstas se encuentran en productos como la mantequilla, el yogur, los quesos, las cremas, los helados y en cualquier tipo de leche, ya sea de vaca, cabra u otro mamífero. Cuando el sistema inmunológico reconoce estas proteínas, las neutraliza produciendo anticuerpos de inmunoglobulina E.

Por lo general, las reacciones alérgicas se generan a partir de 2 proteínas presentes en la leche: la caseína y la betalactoglobulina. La reacción puede darse ante una o ambas de estas proteínas. Otro elemento que interviene en la relación entre lácteos y alergias son los factores de riesgo que incrementan la probabilidad de una reacción. Entre ellos destacan la edad, padecer otras alergias, los antecedentes familiares y sufrir dermatitis atópica.

Conoce aquí los alimentos que pueden matarte por alergia.

Cómo saber si tienes alergia a los lácteos

lacteos y alergias saber
Crédito de la imagen: Jble

Aunque las señales y su intensidad pueden variar entre una y otra persona, la alergia a los lácteos suele manifestarse en formas similares. Entre los síntomas inmediatos de esta condición destacan la sibilancia, picazón en la boca y las ronchas en el cuerpo. También la inflamación de los labios, la garganta y la lengua. Otro síntoma común es la dificultad para respirar y la tos, así como la ocurrencia de vómitos.

Por otro lado, hay una serie de síntomas que se manifiestan luego de un tiempo de estar en contacto con los lácteos. Entre ellos se encuentran los calambres en la región abdominal y la mucosidad abundante con secreciones líquidas. Asimismo, pueden darse casos de diarrea o heces blandas que a menudo contienen sangre. La inflamación de los ojos es otro síntoma tardío de la alergia, al igual que los cólicos entre los bebés.

Si sospechas que hay alguna relación entre los lácteos y alergias que presentas, visita a un médico alergólogo. El podrá determinar si eres sensible a la leche y sus derivados, y recomendarte un tratamiento que se adapte a tu reacción.

Descubre los mejores remedios caseros para la alergia.

Consejo final: No confundas alergia con intolerancia

Muchas personas creen que la alergia y la intolerancia a los lácteos son una misma cosa. Sin embargo, se trata de 2 condiciones que tienen causas y síntomas bien diferenciados. La intolerancia es la incapacidad para digerir apropiadamente la lactosa, un disacárido que solo puede ser absorbido por una enzima llamada lactasa. La intolerancia a la lactosa suele manifestarse como un problema digestivo, con abundantes gases, inflamación del estómago y ocasionalmente diarrea.

No dejes de saber si es mejor consumir la leche con lactosa o sin lactosa.

Finalmente, la doctora María José Goikoetxea presenta algunas técnicas para superar la alergia a los lácteos en el siguiente video.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *