in

Hijo dona parte de su hígado a la madre para salvarla de la hepatitis

Su progenitora llevaba 28 años esperando un donante y el tiempo se le acababa

hijo dona parte de su hígado
Crédito de la imagen: Pxhere

Corría el año de 1991 cuando Gwen Finlayson, una mujer de Utha, fue diagnosticada con hepatitis autoinmune. Esta enfermedad, causada por el propio sistema inmunológico, ataca a las células del hígado. Los médicos le informaron que debía realizarse un transplante lo antes posible. Nunca imaginó que, 28 años después, su hijo dona parte de su hígado para salvarla.

Hijo dona parte de su hígado a su mamá

Los médicos le advirtieron a Finlayson en 1991 que solo viviría unos años si no se le realizaba un transplante. Pero no fue así. Con gran fuerza de voluntad, pudo extender ese plazo a más de dos décadas. Sin embargo, después de tanto tiempo, su organismo comenzó a ceder. Esto hizo que la mujer fuese al hospital y se tuviese que quedar, en numerosas ocasiones, porque cada vez se sentía peor.

Como pasaba el tiempo y Gwen no encontraba donante, su hijo Brandon, el cual era compatible con ella, decidió ofrecerse. Sin embargo, la respuesta de su madre fue contundente: “No es una posibilidad, ni siquiera quiero hablar de eso”, le respondió en el momento. Con el pasar de los días, fue tal la insistencia de Brandon que la convenció.

Aprende aquí a identificar y prevenir problemas en el hígado.

La operación

La exitosa cirugía, en la que el hijo dona parte de su hígado a su madre, tuvo lugar el pasado mes de febrero. Era la primera vez que los médicos de Utha realizaban un transplante del lóbulo izquierdo del hígado de un donante vivo. Con ayuda tecnológica y para planificar el complicado procedimiento, escanearon el hígado de Brandon haciendo un modelo en 3D. Dicha prueba favoreció la precisión a la hora de realizar la operación. Los resultados fueron positivos.

Varios días después de la intervención, los especialistas le informaron a Gwen y a Brandon que sus hígados se encontraban en buenas condiciones. Ahora, deberían comenzar a regenerarse hasta en un 90 % a penas en unos meses.

“No estoy segura de tener las palabras para describir lo que siento por mi hijo. Estoy agradecida de que él sea el tipo de hombre que haría algo así. Ahora miro el futuro con esperanza”, dijo Gwen Finlayson en palabras recogidas por la CNN.

Hoy día, a sus 63 años, Gwen camina ocho kilómetros diarios y recuperó la salud gracias a su hijo. Brandon, por su parte, vive con la satisfacción de haber salvado a su madre de la hepatitis autoinmune que atentaba contra su vida. Esta es una historia poco común en la cual un hijo dona parte de su hígado a su madre sin importarle riesgos. La misma, demuestra que el amor y las ganas de ayudar al prójimo son lo que mueven a muchas personas.

Conoce aquí la historia de una mujer que donó un riñón a un desconocido y le salvó la vida.

Para acabar, en el siguiente video, podrás aprender más acerca de los transplantes de hígado. Entérate de cómo es el procedimiento médico y los principales requisitos si deseas convertirte en donante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *