in

Exponer a niños a la naturaleza los hará más sanos mentalmente de adultos

Descubre cómo influyen los espacios naturales en el desarrollo del niño

exponer a niños a la naturaleza
Crédito de la imagen: Pexels

Escuchar el canto de los pájaros, ver la puesta del sol, subirse a un árbol o sentir la arena de playa en los pies es sinónimo de estar en contacto con la naturaleza. Para algunos, este tipo de experiencias no tiene mayor valor. De hecho, prefieren estar frente a una computadora o viendo la televisión. Para otros, en cambio, es todo un privilegio. Sea cual sea tu caso, es importante que sepas que exponer a los niños a la naturaleza los hará más sanos mentalmente en el futuro.

Por qué exponer a los niños a la naturaleza es beneficioso

Crédito de la imagen: Pexels

Según un estudio del Instituto de Salud Global de Barcelona, las personas adultas que experimentaron en su niñez una relación permanente con la naturaleza cuentan con mejor salud mental que aquellos que no la tuvieron. Las razones serán expuestas en este artículo.

La investigación del ISGlobal se basó en una serie de test psicológicos que fueron aplicados a 3.600 personas de Barcelona, Lituania, Holanda y Reino Unido. Los participantes respondieron a un cuestionario en el cual el principal objetivo era determinar hasta qué punto tuvieron contacto con la naturaleza en la niñez.

La evaluación psicológica también examinó el nivel de nerviosismo y sentimientos depresivos que habían experimentado en las últimas cuatro semanas. Igualmente, se indagó sobre el estado de energía o fatiga de las personas en el período referido.

Los resultados arrojaron que los individuos con poca exposición a la naturaleza durante la niñez tenían mayores problemas psicológicos que aquellos que mantuvieron contacto permanente con los espacios naturales.

La naturaleza y los niños

La naturaleza ofrece a los niños una enorme cantidad de estímulos. La interacción entre ambos produce sensación de libertad y estimula la capacidad de observación del niño. Igualmente, el desarrollo cognitivo se ve favorecido con el contacto directo entre el niño y los espacios naturales.

Caerse, levantarse o sembrar una semilla son alicientes para el cerebro y las emociones. El aprendizaje basado en emociones, propio del intercambio entre niños y la naturaleza, se graba con facilidad en la memoria, logrando que perdure por más tiempo.

Consejo final:

El 73 % de la población europea vive en zonas urbanas. En la mayoría de los casos, es limitado el acceso a espacios libres y naturales. Esto hace más complicado exponer a los niños a la naturaleza. Si quieres que tu hijo tenga una buena salud mental cuando sea adulto, es conveniente que comiences a generar las condiciones adecuadas ahora. Si no existen zonas naturales cerca de casa, planifica actividades que lo acerquen a la naturaleza.

Dedícale el tiempo libre a realizar paseos por la montaña o cualquier acción que involucre un contacto con el espacio natural. No te quedes en casa, enséñale a querer la naturaleza. Con el tiempo, verás los resultados.

Si quieres complementar la información expuesta en este artículo, observa el siguiente video. Tal vez sirva de estímulo para que acerques a tu niño a la naturaleza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *