in

5 Exámenes ginecológicos que debes hacerte a partir de los 30

Dedicarle tiempo a tu salud es fundamental para prevenir ciertas enfermedades

exámenes ginecológicos que debes hacerte a partir de los 30
Crédito de la imagen: Pxhere

La prevención es el primer paso para curar una enfermedad. Al hacerte chequeos periódicos, estarás recudiendo el riesgo de agarran una dolencia en fase desarrollada. A medida que van pasando los años, acudir al médico para realizarse pruebas con regularidad se vuelve más importante. Descubre, a continuación, los exámenes ginecológicos que debes hacerte a partir de los 30 años.

Exámenes ginecológicos que debes hacerte a partir de los 30 años

exámenes ginecológicos que debes hacerte a partir de los 30
Crédito de la imagen: Pxhere

Para algunas mujeres, ir al ginecólogo puede resultar incómodo. No obstante, las visitas a este especialista son fundamentales. Una vez que la fémina se desarrolla y le llega el periodo, las consultas con este médico no se pueden obviar. Una vez cumplidos los 30, existen una serie de pruebas que son fundamentales como método de prevención de algunas enfermedades.

Citología

Uno de los exámenes ginecológicos que debes hacerte a partir de los 30 años es la citología. Este test es de obligado cumplimiento, sobre todo si tienes una vida sexual activa. En él se toma una muestra del tejido del cuello del útero. Así se puede verificar si existe algún problema en las células o en las paredes de la matriz.

Este chequeo, el cual se debe hacer 1 vez al año, es muy efectivo para detectar el cáncer cervical. Cabe destacar que este se origina por el virus del papiloma humano.

Mamografía

Uno de los cánceres hereditarios que más mujeres padecen es el de mama. Es por eso que realizarse mamografías después de cumplir 30 años es tan importante.

Este estudio, que se hace con rayos X, permite explorar las glándulas mamarias para poder localizar anomalías. Hay que señalar que se aconseja hacer este examen después de los días de la regla ya que durante el periodo los senos están más sensibles y la prueba puede ser un poco incómoda.

Ecotransvaginal

Este examen es para poder ver la vagina y el cuello del útero, los ovarios y la matriz, es decir, los órganos del sistema reproductor. La función del mismo es poder diagnosticar tumores fibroideos, quistes o el crecimiento irregular del área pélvica.

Otra de las ventajas de esta prueba es que permite evaluar el posible riesgo de aborto ya que se puede escuchar los latidos del bebé, ver la placenta y examinar las mudanzas que se producen en el cuello del útero. Asimismo, es de ayuda para que el doctor pueda encontrar las causas de un sangrado vaginal anormal, de periodos irregulares y el dolor pélvico desmesurado durante la regla.

Ecomamario

Otro de los exámenes ginecológicos que debes hacerte a partir de los 30 es el ecomamario. Con él se pueden analizar los nódulos o tumores que no se llegan a localizar con una mamografía.

Una de las ventajas de este examen es que da la posibilidad de diferenciar entre un quiste en el seno y un tumor sólido. Asimismo, permite estudiar los ganglios axilares. La realización de esta prueba se hace con imágenes que emplean frecuencias altas de ultrasonido.

Exámenes de orina

Este tipo de análisis ayudan a monitorizar el estado de los riñones y el nivel de glucosa. En el caso de estar embarazada, esta prueba es fundamental.

Para ampliar la información sobre la importancia de hacerse exámenes luego de los 30, no te pierdas el siguiente vídeo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *