in

Aprende a hacer el efecto esmerilado para reciclar y adornar frascos

Aprovecha los tarros de cristal y decóralos con este fantástico método

efecto esmerilado para reciclar y adornar frascos
Crédito de la imagen: I.pinimg

Los frascos de vidrios son geniales para poder reciclar y hacer nuevas creaciones. Gracias a estos, tanto tú como el planeta salís ganando. Por un lado, no se contamina tanto con la basura. En lo que respecta a ti, le das una segunda vida a esos tarros, ahorras al no tener que comprar ciertos objetos, e incrementas tu creatividad, lo que es muy bueno para mantener la mente activa. En esta ocasión, se presenta una técnica para personalizar tus nuevas creaciones. Conoce cómo hacer el efecto esmerilado para reciclar y adornar frascos.

Cómo realizar el efecto esmerilado para reciclar y adornar frascos

Las maneras de decorar tus tarros son inmensas. Pero, en esta ocasión, se explica cómo hacer el efecto esmerilado para reciclar y adornar frascos. Para ello, los materiales que precisarás serán pocos y verás que el resultado final es increíble.

1. En primer lugar, hazte un un frasco, ya sea de cristal o de plástico del tamaño que desees, y lávalo bien. No te olvides de pasarle un algodón con alcohol etílico para eliminar cualquier resto de suciedad.

2. Ya para comenzar a adornarlo, coloca cinta de pintor para delimitar la zona en la que vas a realizar el trabajo. Ponla tanto en la parte curva de arriba como de abajo.

3. A continuación, sella los laterales. De esta manera, en el centro debe quedar una especie de etiqueta. Tienes que poner dos pedazos de cinta diagonalmente en os dos lados.

4. Con la finalidad de que la etiqueta quede centrada, ten mucho cuidado para que los ángulos de los lados queden a la mitad del frasco y a la misma altura.

5. Una vez que tengas toda la zona delimitada, ten preparado el barniz y el diluyente al agua mate, ya que serán los materiales precisos para iniciar el efecto esmerilado.

6. A la hora de aplicarlo, usa una esponja, la cual tienes que redondar para que no deje marcas rectas cuando pongas el barniz. En el caso de que cuentes con él, puedes usar un ponceador o aplicador.

7. Coloca el barniz, lo primero de todo, en el centro de la zona que habías delimitado antes. Cuando la esponja comience a descargarse, debes aproximarte a los bordes de adentro de la cinta para evitar las filtraciones. Asimismo, de esta manera los bordes van a quedar más precisos.

8. Con el barniz aún húmedo, saca las cintas. Notarás que el vidrio queda congelado o empañado.

9. En este caso, para que el frasco quede aún más lindo, al efecto esmerilado se le va a sumar la técnica de decoupage. Para esta, puedes emplear o servilletas ya decoradas, papel con imágenes para decoupage, tela o papel de regalo.

10. Una vez que hayas decido la imagen que vas a poner, recórtala por el contorno. Luego, para pegarla sobre el esmerilado, usarás un adhesivo vinílico escolar o cola blanca que esté sin diluir.

11. A continuación, sitúa el recorte encima de una bolsa de plástico para no manchar el sitio donde estés trabajando y ponle el pegamento por la parte de atrás de la imagen.

12. Después, apóyala en la mitad y pégala con precaución para intentar que quede bien centrada y que de los dos lados quede la misma distancia. En el caso de que sea necesario, pon más pegamento para que quede pegada completamente.

13. Asimismo, pasa un papel o un trapo haciendo presión, desde el centro hacia los bordes de la imagen. Esto sirve para reforzar el pegamento.

14. En seguida, elabora una mixtura con el mismo barniz y pintura acrílica blanca. Ten en cuenta que debes poner más barniz que pintura. Es más, la pintura debe ser un 10%, en relación a la cantidad del barniz.

15. El siguiente paso es emplear una plantilla de puntillas o un stencil y ponerlo en la parte de abajo y de arriba de la etiqueta que se marcó, anteriormente, con el esmerilado. No te olvides de sujetarlo con cinta de papel antes de empezar a usarlo para que no se te mueva.

16. Posteriormente, pon la mezcla de pintura y barniz con un pincel taponador o con uno chato de cerdas duras. Es muy importante que cargues la pintura en el pincel y después descargues bastante sobre un papel absorbente o una servilleta de papel. Al utilizar stencil, tienes que hacerlo con un pincel que tenga la mínima carga de pintura posible.

17. En el momento en el que hayas acabado, retíralo despacito para evitar que se mueva sobre la pintura fresca.

18. Haz lo mismo en los lados y en la zona inferior.

19. Ya para concluir el diseño de las flores, usa un stencil de hojas y pintura acrílica de diversas tonalidades de verdes. Para realizar los puntos de colores al tono para que queden flores más chicas, usa el cabo del pincel.

20. Con el stencil y decoupage, igualmente, adorna la tapa.

21. En el área de arriba del tarro, con otro stencil, lleva a cabo el mismo método de esmerilado, usando solo el barniz mate. La finalidad es que quede como si fuera un grabado.

22. Por último, y para darle el toque final, aplica dos manos de barniz. Debes dejar que se seque el barniz cuando le des la primera mano, antes de pasar la segunda.

Para finalizar, en el siguiente vídeo tienes la oportunidad de ver todo el proceso, paso por paso.

¿Qué piensas?

-1 points
Upvote Downvote

Escrito por Ainhoa Delgado

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

Comments

0 comments

tejer con trapillo

5 Consejos para aprender a tejer con trapillo

Cosas en las que las madres no erran

5 Cosas en las que las madres no erran