in

Beneficios de beber agua y cómo hacerlo correctamente

Substituir las bebidas gaseosas y zumos ayuda a que tu cuerpo funcione bien

beber agua siempre
Crédito de la imagen: Pixabay

Beber agua es esencial para el organismo de las personas ya que sin ella no se puede vivir. Lo mismo le ocurre a los animales y a los árboles. Cierto es que, algunos individuos cambian este líquido por otros que no son tan saludables. Un ejemplo son los refrescos, bebidas energéticas, alcohol o jugos azucarados.

9 Beneficios de beber agua

beber agua beneficios
Crédito de la imagen: Pixabay

Tomar agua es muy ventajoso para el cuerpo. Tanto es así que una persona puede estar sin comer, dependiendo de cada cuerpo, entre 4 y 6 semanas. Por el contrario, sin agua sólo sobreviviría un par de días. Por ello, es relevante saber cuáles son los atributos del agua sobre el organismo para aumentar su consumo y dejar a un lado las bebidas menos sanas.

Protege el corazón

Beber entre ½  y 2 litros de agua facilita que la sangre circule por los vasos sanguíneos correctamente. Dicha situación hace que las personas tengan menos probabilidades de sufrir infartos, derrames o cualquier otro tipo de enfermedad relacionada con el corazón.

Cuida de los riñones

El dolor que se sufre cuando se tienen piedras en el riñón se ha comparado, en muchas ocasiones, con el de un parto. Por tanto, para reducir el riesgo de padecer dicha dolencia es recomendable beber agua diariamente. Ésta facilita que los riñones funcionen correctamente gracias a que la sangre circula bien, lo que permite a dicho órgano poder eliminar los nutrientes que no precisa.

Es buena para la salud intestinal

Beber agua también ayuda a que los desechos pasen correctamente por el aparato digestivo y que estos sean expulsados, lo que evita que la grasa se quede acumulada.

Previene los calambres

Es muy común entre las personas que practican deporte asiduamente tener calambres. En muchas ocasiones, se producen porque los músculos no se han estirado correctamente o por la falta de agua en estos. Por ello, tomar beber agua todos los días te previene de tener un desequilibrio hidroeléctrico.

Cuida los ojos

ojos
Crédito de la imagen: Pxhere

Al ingerir agua estás hidratando tu cuerpo entero. Ya que los ojos son el órgano más propenso a sufrir de deshidratación, si tu organismo tiene agua, tu visión estará protegida y tendrás menos posibilidades de sufrir una enfermedad.

Estabiliza la presión sanguínea

¿Alguna vez te has preguntado por qué algunos medidores toman la presión de agua en sangre? Esto es porque este líquido describe la densidad de la sangre en el organismo. Por eso, beber agua controla tu presión sanguínea.

Ayuda a bajar de peso

Tomar agua durante el día hace que te llenes y tengas menos hambre, por lo que consumes menos comida, lo que se traduce en una bajada de peso. Asimismo, cabe destacar que este líquido también acelera el sistema nervioso y aumenta el porcentaje de energía que empleas.

Limpia el cuerpo

Beber agua permite que el cuerpo expulse las sustancias tóxicas que se apiñan en él. Igualmente, esta bebida absorbe las vitaminas hidrosolubles como pueden ser la C y la B y transporta los nutrientes por el organismo.

Rejuvenece la piel

Con el paso del tiempo, es lógico que la piel se vaya resintiendo, especialmente sino está bien hidratada. Si bebes agua a diario estarás cuidando también de tu piel ya que este líquido permite que ésta esté hidratada y firme, además de expulsar las toxinas y/u otras sustancias que la dañan. Cabe destacar que el hecho de estar hidratado, asimismo, beneficia tener unas uñas y un cabello en buen estado.

Cómo tomar agua correctamente

como beber
Crédito de la imagen: Pxhere

Para que la ingesta de agua sea efectiva, es importante saber cómo se tiene que consumir de manera adecuada.

Los expertos aconsejan tomar entre 1 litro y ½  y 2 por día. Dicha cantidad traducida en vasos equivaldría a 8, como máximo y 6 como mínimo. Cierto es que esta cuantía puede aumentar dependiendo de la actividad física que se realice y de la estación del año. Por ejemplo, en un día caluroso de verano, probablemente tengas que beber más agua para no deshidratarte.

En lo que respecta al momento del día, beber agua por la mañana con el estómago vacío es la mejor opción ya que ésta estimula el organismo. Recuerda siempre hacerlo despacito, y en la medida de lo posible, tomar hasta 4 vasos antes de desayunar.

Por otro lado, también es bueno ingerir un vaso de agua ¼ de hora antes de las comidas para cerrar el estómago y consumir menos alimentos.

Hay que remarcar que es preferible que no tomes esta bebida mientras estás comiendo para así evitar que se mezcle con los jugos gástricos que se producen al consumir los alimentos, dado que dicha situación dificultaría tener una digestión adecuada.

Puedes ingerir un vaso de agua antes de irte a la cama para que limpie el organismo de la cena. No obstante, ten cuidado porque puede hacerte orinar en mitad de la noche y estorbar tu sueño.

¿Es malo beber agua en exceso?

es malo
Crédito de la imagen: Pixabay

Como todo en la vida, consumir o hacer una cosa en exceso puede crear adicción y acarrear  diversos inconvenientes para la salud.

Tomar mucha agua puede hacerte sudar por demás e incluso llegar al punto de que te tengan que operar para extraerte las glándulas sudoríparas.

Asimismo, puedes padecer problemas a la hora de dormir ya que tendrás que levantarte en repetidas ocasiones para orinar. Esto hará que no descanses en condiciones. Puedes aprender aquí unos consejos para poder conciliar el sueño.

Por muy raro que parezca, beber demasiada agua puede desembocar en una intoxicación. De hecho, ya se han dado casos en los que las personas han fallecido de envenenamiento por agua. Esto se debe a que al ingerir este líquido en grandes cantidades y muy rápido, los riñones no consiguen expulsar el agua a tiempo y la sangre se queda más diluida de lo que tendría que estar, por lo que el porcentaje de sal en sangre es mínimo.

Consejos para lograr beber más agua

agua siempre
Crédito de la imagen: Pxhere

Si eres de las personas a las que le cuesta tomar este líquido porque no estás acostumbrado, puedes seguir unos prácticos trucos para incrementar su consumo, eso sí, sin rebasar los límites recomendados.

Lleva una botella contigo

Colocar una botellita de agua en tu bolso o mochila hará que te obligues a beber dicho líquido casi sin darte cuenta. Una vez que se te acabe, busca una fuente para poder rellenarla.

Ten un vaso de agua cerca

Tanto si estás en la oficina o en casa, tener un vaso de agua cerca de donde estés hará que te habitúes a consumirla.

Coloca la alarma

En el trabajo, si no estás habituado a beber agua, ponte la alarma para ingerirla cada cierto tiempo, sin olvidar el vaso que es bueno tomar 15 antes del almuerzo.

Bebe infusiones

Los tés calientes son otra manera de consumir agua. Puedes empezar por incluir uno en el desayuno, otro después para facilitar la digestión y uno por la noche para entrar en calor. Si te cuesta dormir, también puedes experimentar a tomar una de las infusiones que te ayudan a relajarte. Recuerda que los tés los debes ingerir sin azúcar.

Toma agua con sabores

Si se te hace aburrido beber agua sola, añade unas rodajas de limón, menta o naranja, entre otros alimentos, para darle un sabor diferente y verás que así te será más fácil tomarla.

Consejo final:

Substituir las bebidas gaseosas por el agua, además de las ventajas expuestas con anterioridad, hará que reduzcas las probabilidades de sufrir celulitis. Por tanto, di a adiós a la piel de naranja y deja atrás a esos líquidos que tanto mal hacen a tu organismo.

Para finalizar, puedes conocer los beneficios e inconvenientes de tomar agua con gas para tu salud en el próximo vídeo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *