in

Madre confiesa haber comprado veneno para suicidarse con su bebé intersexual

El médico no supo definir el género y puso una interrogación en la casilla del sexo

bebé intersexual
Crédito de la imagen: Pxhere

La identidad de género ya no es un tema tabú en la sociedad como era antiguamente. Por suerte, se le está dando visibilidad a esas personas que tienen la percepción subjetiva de su género distinta a la de sus características sexuales. Pero, a pesar de que ya estos casos no están mal vistos como antes, siguen habiendo historias que sorprenden. Una de ellas es la de una madre que compró veneno de ratas para matarse con su bebé intersexual.

Madre compra veneno de ratas para matarse con su bebé intersexual

Catherine esperaba con gran ilusión a su pequeño. Pero ya el mismo día en que nació advirtió que algo no estaba bien.

Al llegar a casa, la mamá consultó a una vecina si era normal el área genital de su nene. Esta le dijo que estuviese tranquila que todo estaría bien. Pero Catherine necesitaba una segunda opinión. Por eso, fue a un doctor local, el cual la encaminó al Hospital Nacional de Kenia.

El doctor que lo atendió diagnosticó que Catherine y su marido tenían un bebé intersexual. Eso significa que el nene tiene genitales femeninos y masculinos. Es por ello que puso un símbolo de interrogación en la casilla del sexo.

Problemas en la pareja

Crédito de la imagen: Freepik

Tras la visita al hospital, el matrimonio entró en crisis. El padre de la criatura tomó distancia de su mujer. También dejó de traer dinero a casa para la comida y le recriminó a Catherine que el bebé interseuxal no era de él ya que en su familia no existía ningún caso de este tipo.

A estos reproches, se unieron insultos por parte de él hacia ella alegando que era prostituta por haberlo engañado con otro.

Cuando llegaban los días de consulta con el médico, el hombre se negaba a ir, por lo que la madre asumió que le tocaría criar sola a su hijo.

Mezcló el veneno de ratas con la comida

El estado de tristeza e incertidumbre en el que vivía Catherine, hizo que comprase veneno para ratas y lo entreverase con frijoles. De esta manera quería atentar contra su vida y la de su hijo para acabar con su sufrimiento.

Empero, justo antes de empezar a comer, Catherine se arrepintió y fue corriendo a la iglesia para mantener una charla con el pastor. Este le dio su apoyo y le recordó que no estaba sola. Asimismo, le contó que su bebé intersexual no era el único en el mundo. También le hizo ver que lo que le había pasado no era una maldición ni una cosa por la que se debiese sentir avergonzada.

Tras las palabras del pastor y al recapacitar sobre el comportamiento de su marido, la mujer decidió romper su relación e irse a vivir con su hermana y la familia de esta.

Cirugía

Crédito de la imagen: Pxhere

En una de las consultas con el médico, este informó a Catherine que su hijo debía someterse a una intervención para sacarle la vagina y administrarle hormonas masculinas ya que estas eran más fuerte que las femeninas en el interior del bebé.

A pesar de que ella se negó al principio, tras unos meses accedió ya que era por el bien de su pequeño. Aunque luego se arrepintió y comenzó un proceso judicial para que su hijo tuviese su documento de identidad. Cabe destacar que, para obtener este papel es necesario asignar a la persona a un sexo, cosa que en el caso del bebé de Catherine era imposible porque en el hospital pusieron una interrogación en la casilla del género.

En el 2014, la Corte de Kenia falló en favor del bebé intersexual. Esta pidió que se emitiera un certificado de nacimiento para este niño. Asimismo, las autoridades decidieron formar un grupo de apoyo para este tipo de personas y sus allegados.

Otro de los logros que consiguió Catherine fue que la Corte aceptó posponer la operación de su hijo hasta que este tuviese poder de decisión y escogiese el sexo que él quisiese.

Conoce la historia de unos padres que se negaron a abortar a su bebé con malformación.

Para acabar, en el siguiente vídeo podrás conocer más datos sobre qué  es la intersexualidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *