in

5 señales de que debe buscar ayuda de un psicólogo o psiquiatra

Un tratamiento temprano mejorará sus posibilidades de recuperación

5 señales para hacer terapia
Créditos de la imagen: Pixabay

Existen aún muchos estigmas y mitos sobre los problemas psicoafectivos. Muchas personas demoran en buscar ayuda profesional cuando pasan por cuadros de depresión, angustia o estrés, ya que tienen miedo de pasar por “locos”, pero además de que es absolutamente normal sentir en algún momento la necesidad de buscar ayuda profesional.

Lo más común es necesitar ayuda profesional para transitar por una fase de duelo, depresión, estrés y conflicto. Es importante saber que no toda tristeza es depresión, así como un día agitado no equivale a un cuadro de estrés de impacto profundo, pero ciertas señales podrían estar indicando que necesitamos la ayuda de un profesional.

Señales de evidencian la necesidad de un psiquiatra o psicólogo

¿Cómo reconocer las señales de que debemos acudir a un profesional? ¿Cómo reconocer ese límite entre una tristeza razonable y una depresión profunda, o entre un día difícil y un cuadro de estrés?

Usted presenta dolores de cabeza, de estómago o baja resistencia de forma inexplicable y/o frecuente

El cuerpo es el primero en resentir cuando nuestro cerebro no anda bien. La alteración de los nervios puede afectar directamente al sistema digestivo, así como puede ser causante de jaquecas y de sensación de fatiga inexplicable. Incluso, el apetito sexual puede verse disminuido.

Su rendimiento laboral ha disminuido

De la misma forma, se reduce el rendimiento laboral. A pesar de que una persona pueda disfrutar de su trabajo, enfrentarse a una crisis psicológica puede crear estados de desconexión, pérdida de motivación y pérdida de concentración.

Sus emociones se han vuelto dominantes

La tristeza es una emoción normal, pero debe ser pasajera. Cuando ciertas emociones se vuelven dominantes y nos habitan por largos períodos de tiempo es hora de acudir a un especialista, muy especialmente si la intensidad no baja y, por el contrario, tiene de a subir. Esto pasa con cualquier tipo de emoción: tristeza, radia, ira, y muchas más.

Usted está atrapado en el recuerdo obsesivo de un episodio traumático

Experiencias como la pérdida de un trabajo, la pérdida de la pareja o una muerte cercana pueden crear un gancho emocional en las personas si esto ocurre en un momento delicado. Estos y otros traumas pueden quedarse en la memoria repitiéndose como ciclos constantes de los que cuesta desprenderse.

Sus relaciones afectivas están en crisis

Si usted percibe que sus relaciones están resquebrajándose a pesar de que su afecto sigue vivo, es hora de buscar la ayuda de un profesional. Esto aplica a las parejas, pero aplica también a las familias que pasan por momentos de crisis y quiebres importantes. Manténgase alerta a estos síntomas.

Consejos finales

Las enfermedades mentales son de muy diversa índole y deben ser vistas y abordadas como todo problema de salud física. Con esto queremos decir que sufrir de un problema psicológico o psiquiátrico no debe dar vergüenza, ya que suelen ser mucho más comunes de lo que se cree, pero también hay que reconocer que, igual que las enfermedades físicas, algunos podrán ceder con tratamientos breves y simples, mientras otros podrán requerir un tratamiento crónico que incluya la medicación.

En cualquier caso, un problema o episodio psicológico no tiene nada que ver con la idea generalizada de la “locura”, y mucho menos con la percepción de que todo es tan simple como “cambiar de actitud”.

Los episodios y problemas psicoafectivos nos aquejan a todos en algún momento de nuestras vidas y no tienen que ver con la actitud. Por ende, requieren de nuestra atención y cuidados. Mientras más pronto se atiendan, mucho mejor, pues la recuperación será más rápida.

Para conocer más, consulte el siguiente vídeo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *