in

Me encantóMe encantó LindoLindo

4 secretos para tener las plantas bonitas

Las plantas son seres vivos que necesitan cuidados básicos para que estén lindas, fuertes y sanas.

Secretos principales de aquellos que tienen plantas bonitas
Crédito de la imagen: Dicasonline

Si ya has intentado varias veces mantener un jardín pequeño, ya sea en el patio o en macetas en el interior de tu casa, pero nunca has tenido éxito. No te rindas. La jardinería requiere de paciencia, pruebas y experiencia hasta que entiendas cómo funciona el mundo de las plantas. Entonces, para continuar tu búsqueda de los mejores consejos, conoce algunos de los cuidados esenciales que no puedes dejar de tener con tus plantas.

Lee también: Plantas con flores durante todo el año

1. El fertilizante es necesario

Todo el mundo es consciente de que las plantas necesitan recibir agua de vez en cuando. Pero, no todos saben que ellas también necesitan comida. Este alimento es fertilizante, que puede ser orgánico (de origen vegetal o animal) o inorgánico (de origen mineral).

La mayoría de los profesionales aconsejan fertilizantes orgánicos, como humus de lombriz de tierra, estiércol de ganado curtido o; hacen su NPK natural mezclándolo con borra de café, cáscaras de huevo y cáscaras de plátano.

La función del fertilizante es muy completa, porque cada mineral ayudará de una manera distinta a fortalecer la vida de la planta. El fertilizante sirve para dejar la planta más linda, más fuerte y hacer que crezca con mayor rapidez , con mejor calidad de flores y frutos.

El período de tiempo para fertilizar la planta dependerá de la especie, la vida útil y el lugar donde se cultiva. Por lo tanto, es necesario investigar de forma más específica qué planta vamos a cultivar.

2. Riego periódico y personalizado

Al igual que la fertilización, el riego también varía dependiendo de la planta que tengas, la vida útil de cada una y el entorno en el que se cultivan. Entonces, cada planta tiene sus propias necesidades especiales de riego.

Si eres una persona olvidadiza u ocupada y no puedes consigues regar las plantas todos los días o dos veces por semana, trata de cultivar especies que no necesiten tanto riego.

3. Respeta las necesidades del sol y la sombra

Bueno, ya te habrás dado cuenta de que las plantas son seres vivos que tienen necesidades particulares, porque no son todas iguales. Esto quiere decir que, además de prestar atención al cuidado con la fertilización y el riego, también es esencial saber si la planta es de sol, de sombra o de media sombra. Esta característica depende, sobre todo del origen de la planta.

Si es originaria de una región tropical y su hábitat natural es el bosque cerrado, esta se adaptará bien a los entornos de sombra, ya que suele estar «oculta» debajo de otras plantas. Si adquieres una planta de regiones áridas, con mucho sol y poca lluvia, naturalmente se adaptará a a unas 6 u 8 horas de luz solar directo todos los días.

Entonces, al la hora de elegir las plantas que vas a cultivas, primero investiga teniendo en cuenta el entorno en el que tienes la intención de cultivarlas y tu disponibilidad para cambiarlas de lugar a lo largo del día, en caso de que fuese necesario.

4. Usa una buena tierra

Si adquieres una planta cuando todavía es una plántula, pero crecerá y se convertirá en mediana o grande, tendrás que cambiarla para que se desarrolle, se vuelva fuerte y linda. Para eso, necesitarás tener una buena tierra para replantarla. Esta buena tierra dependerá de la finalidad. Hay, por ejemplo:

  • Tierra de jardín: es más compacta, porque está fertilizada y con un pH equilibrado, es bueno para jardineras, jardines y huertos, ya que mantiene la humedad durante más tiempo.
  • Tierra negra: es una tierra más floja, hecha con restos orgánicos. Se puede usar en macetas de suelo, macetas colgantes o macetas.
  • Tierra vegetal: es una tierra común mixturada con restos plantas. Esta es la tierra que puedes hacer en casa usando un contenedor de compost, que es donde depositarás tus desechos orgánicos, cúbrelos con tierra que ya tienes en el jardín y déjala durante unos meses hasta que se descomponga por completo. Se puede utilizar para todo tipo de plantas.
  • Tierra roja: es una tierra más arcillosa, más compactada, ampliamente utilizada en cultivos alimentarios. Para usarla en plantas, debe mezclarse con un poco de tierra negra y arena de construcción para que quede más suelta y facilitar el enraizamiento. Como mantiene la humedad durante más tiempo, es mejor evitar esta tierra para las suculentas, que necesitan menos humedad.
  • Tierra arenosa: a diferencia de la tierra roja, que es arcilloso y compacta, esta tierra proviene de la arena y es más ligera y más suelta. Lo más idóneo es mezclarla con un poco de tierra roja y un poco de tierra negra, a partes iguales.

Conozca estos consejos sobre las tierras en el siguiente video, para poder tener tus plantas siempre bonitas.

What do you think?

3 points
Upvote Downvote

Written by Ignacia Silva

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0
lavar la alfombra peluda

3 consejos para limpiar una alfombra peluda

lavar y conservar mejor el perejil y la cebolleta

Aprenda a conservar de manera adecuada el perejil y el cebollín