in

7 Pasos para sentir menos odio a uno mismo

El sentimiento de tirria que proyectas en los otros es el que realmente sientes por ti

odio a uno mismo
Crédito de la imagen: Pixabay

Puede parecer raro decir que una persona se odia. Sin embargo, este sentimiento es más común de lo que se cree. Ese enemigo que se proyecta en el otro, es una señal de que en el interior de uno reside esa conmoción. Este odio a uno mismo, si no se trata, podría ser el origen de la violencia humana, según Arno Gruen, un psicólogo social alemán.

Cómo combatir el odio a uno mismo

odio a uno mismo
Crédito de la imagen: Pxhere

Es importante partir de la base de que todos los seres humanos sienten o han sentido alguna vez autoaversión o odio a uno mismo. De hecho, algunas personas mantienen dicho afecto dentro de ellos a lo largo del tiempo.

Dado que nadie es perfecto, siempre hay una parte del cuerpo o de la personalidad que no agrada a uno. Pero el odio a uno mismo también se puede cultivar por un trauma del pasado. Cierto es que, aunque este sentimiento es inherente del ser humano y ayuda a que mejore cada día, es importante saber controlarlo para que este no afecte al desarrollo.

Ni la negación, ni el consumo de sustancias nocivas para la salud ni reprimir el odio a uno mismo es el remedio. La solución está en reducirlo al máximo. Para ello, primero debes tomar consciencia de lo que te ocurre, y luego aprender a controlar ese sentimiento. Así, al poder dominar tus decepciones, estas no se apoderarán de ti.

Conoce unos pasos para ser emocionalmente inteligente.

Aprender a decir que no

Saber decir que no es el primer paso para no tener odio a uno mismo. Cuando una persona no es feliz consigo misma, intenta agradar al máximo a los otros para sentir esa aceptación que tanto anhela.

Por lo tanto, no te dejes llevar por las opiniones y deseos de los demás. Si tú no quieres hacer una cosa o sabes que esto está mal, imponte y di que no. Aunque no lo creas, con estas actitudes las personas te empezarán a respetar más.

Descubre unos consejos para aprender a estar solo y feliz.

Deja de hacer actividades que te hacen mal

No necesitas comer 4 postres, tampoco tirarte todo el día echado en el sofá ni alardear de cosas que nos has hecho para ponerte una medallita ante los demás. Ten en cuenta que al mentir quien se perjudica realmente eres tú.

Al comenzar a modificar tus hábitos de vida para unos más saludables, verás que te sentirás mucho mejor. Al principio te costará ya que salir de la zona de confort no es fácil. Sin embargo, a largo tiempo verás que el esfuerzo a valido la pena.

Manifiesta el odio

odio a uno mismo
Crédito de la imagen: Pixabay

Por lo general, las personas suelen esconder las cosas que hacen sentir el odio a uno mismo. ¿Que por qué? Pues porque la gente tiene miedo a ser rechazada, a que se rían de ella o a que las lastimen al saber sus puntos débiles.

Debes saber que dicho temor, en muchas ocasiones, es infundado ya que, normalmente, las cosas que no te gustan de ti son las mismas que a los demás no les agrada de sus personas.

Para poder dejar esos pensamientos negativos atrás y seguir adelante, exponer y compartir tus pavores hará que los admitas y que empieces a ganar confianza en tu persona.

Aprende a perdonar

Aprender a perdonar no implica sólo a los otros, sino a ti también. Al perdonar estás aceptando que, a pesar de que algo que no te gustó, sigues queriéndote o amando a los otros.

Para ello, intenta ver el vaso medio lleno y pensar que no hubo una intención negativa en el fondo del acto errado.

Permítete errar

Errar es de sabios. Es más, una de las mejores formas de aprender es equivocándose. Si eres una persona muy perfeccionista que no se permite fallar, cuando cometas un error empezarás a detestarte. Eso hará que el odio a uno mismo aumente.

Por lo tanto, ante un fallo, no te flageles y sácala la parte positiva de él.

No te autocompadezcas

El discurso negativo de que eres lo peor y que todo lo malo te pasa a ti no te hará avanzar. Si te paras a analiza todo lo dices y/o piensas sobre tu persona, te darás cuenta que no es verdad.

Dado que no estás en la cabeza de los otros, tampoco puedes tener la perspectiva de lo que los demás piensan de ti. Así que de nada sirve hacer cábalas para martirizarte.

Pide ayuda

Pedir ayuda no es de cobardes, todo lo contrario. Al solicitar que te echen una mano estarás ganando en salud y ese sentimiento de odio a uno mismo empezará a minimizarse. Los psicólogos, psiquiatras y demás profesionales de la salud te podrán dar las técnicas para que exteriorices todo ese sentimiento negativo que llevas dentro y que consigas ser feliz contigo mismo.

Para finalizar, en el siguiente vídeo podrás conocer 5 puntos que denotan que no te respetas a ti mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *