in

Para qué sirve la melisa

Descubre cuáles son los beneficios de la melisa, la diferencia entre los tres tipos y cómo plantarla en casa

melisa
Crédito de la imagen: Dicasonline

La hierba cidrera o Melissa officinalis es de la misma familia de la menta y del boldo, siendo clasificada en tres subtipos. La melisa presenta una acción diurética, ayuda en los casos de insomnio, ansiedad y actúa también reduciendo el estrés y los cuadros leves de depresión.

De la misma forma que otras plantas de su género, sirve también para aliviar los cólicos intestinales. Su té es rico en sustancias poderosas para combatir las toxinas del organismo y esta acción antioxidante es importante para evitar el envejecimiento y enfermedades infecciosas.

Además, es una gran fuente de vitaminas A y C y de minerales como el potasio, el calcio, el magnesio, el fósforo, el manganeso, el cobre, el zinc y el hierro.

Tipos

Crédito de la imagen: Dicasonline

Muy similares, las cidreras se confunden a menudo debido al aroma y los sabores parecidos que tienen. Esto sucede porque ambas son ricas en pineol, geraniol y citral. Conoce las tres melisas que hay:

1. Melissa officinalis

Teniendo su origen en Asia, es muy parecida a la hoja de la menta. Esta es la hierba verdadera, muy utilizada para hacer remedios naturales como el té para bajar la fiebre.

2. Lippia alba

Nativa de América del Sur y siendo considerada como la melisa brasileña, esta tiene ramas más largas con hojas más esparcidas, peludas y más pequeñas, con flores con tonalidades rosa.

3. Cymbopogon citratus

Originario de la India, el pasto limón o pasto santo tiene las hojas alargadas, pareciendo exactamente un pasto. Su aroma es marcado y los bordes de las hojas pueden llegar a cortar los dedos desatentos.

Beneficios para la salud

1. Reduce los problemas estomacales

La melisa fue utilizada, durante mucho tiempo, para aliviar los efectos de los problemas gástricos y estomacales. Tiene una acción antiespasmódica que beneficia al organismo que esté sufriendo daños internos o incluso debido al estrés.

2. Diminuye los gases y cólicos

La planta ayuda a disminuir los gases y cólicos menstruales, dado que actúa en la relajación de los tejidos internos y en el procesamiento de los alimentos.

3. Fortalece el sistema imunológico

La melisa ayuda a fortalecer los sistemas vitales y responsables por las defensas del organismo como el digestivo, el respiratorio y el nervioso.

Este es un gran aliado del cuerpo, restableciendo la salud y evitando la contracción de enfermedades.

4. Reduce la presión arterial

La sabiduría popular dice que la melisa es óptima para reducir la presión arterial ya que ayuda a dilatar los vasos y a afinar la sangre.

5. Es enemiga del colesterol malo

La planta tiene una gran acción antioxidante y ayuda a bajar el índice de colesterol malo en el cuerpo. Además, ayuda en la producción del colesterol bueno, es decir, el HDL.

Cómo usarla

Crédito de la imagen: Dicasonline

Puedes hacer un té o incluso zumo con las hojas. ¡Ve las recetas!

Ingredientes

  • Melisa: 10 hojas;
  • Agua: 500 ml.

Modo de preparación:

1. Lava las hojas cuidadosamente sin romperlas.

2. Pon el agua a hervir.

3. Una vez que empiece a bullir, apaga el fuego.

4. Introduce las hierbas y tapa la olla.

5. Deja la infusión hasta que se entibie.

6. Cuece y bebe el té.

Para hacer el zumo, basta con doblar la concentración de hojas y dejar enfriar completamente. Después de frío, cuela el líquido y agrega 500 ml. más de agua helada. Bate en la licuadora. Exprime un limón y bebe.

Contraindicaciones y cuidados a tener en cuenta

A pesar de tener muchas cualidades, las gestantes deben evitar la melisa, principalmente en grandes cantidades, pues puede adelantar el parto del bebé dada su capacidad de relajación muscular.

Las personas con hipotiroidismo también deben evitarla, así como las que padecen de presión baja o alérgicas a cualquier componente.

Cómo plantarla

Crédito de la imagen: Dicasonline

Fácil de cultivar, esta es una hierba a la que le gusta del pleno sol, la cual necesita ser regada todos los días, moderadamente.

Para plantar sigue el paso a paso:

1. Corta una rama gruesa de una matriz. Esta debe tener la espesura de un dedo, aproximadamente.

2. Asegúrate de que tiene, al menos, 30 centímetros.

3. Prepara un vaso con piedras en el fondo.

4. Coloca ⅔ de tierra con abono de lombriz y ⅓ de arena para aumentar el drenaje.

5. Agarra la rama sin las hojas y ponla acostada en el vaso, cubriendo con una capa de, aproximadamente, dos dedos de tierra.

6. Esta echará raíces y empezará a dar los primeros brotes en, aproximadamente, 15 días.

7. Puedes plantarla directamente en el suelo, usar un espeje ya listo o incluso plantar la semilla.

Recuerda que, a pesar de ser un remedio natural, puede tener contraindicaciones, siendo su uso recomendado sólo con acompañamiento médico.

Con un olor delicioso, también es posible hacer aceite de melisa. Ve el próximo vídeo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *