in

Mareo: tipos, causas y tratamientos

Los mareos son bastante comunes, pero no siempre tienen la misma causa

Mareo
Créditos de la imagen: Pixabay

El mareo es un síntoma bastante común que delata la presencia de un problema en el organismo. La gravedad puede variar desde algo pasajero o simple de resolver, hasta un asunto de cuidados médicos delicados. Pero ¿cómo reconocer esta diferencia?

Tipos de mareo y causas más comunes

Se pueden reconocer una serie de tipos de mareo, causados por diversos problemas. Entre algunos de estos tipos tenemos:

Vértigo

El vértigo produce la sensación de que el mundo da vueltas alrededor de la persona. Esta sensación persiste incluso si la persona está acostada o en reposo. Algunas veces es acompañada por zumbidos en le oído o por náuseas. Existen al menos dos tipo de mareos por vértigo:

  1. Vértigo de origen periférico: Este es causado por problemas en el oído interno. Puede ser causado por infecciones auditivas, lesiones, laberintitis, enfermedad de Ménière, vértigo posicional paroxístico benigno (DPPH);  medicamentos ototóxicos, tumor benigno del oído interno, reducción del flujo sanguíneo, y otros problemas.
  2. Vértigo de origen central: Este tipo de vértigo es causado por problemas en tronco encefálico o el cerebelo. Entre sus causas pueden señalarse lesiones, derrames cerebrales, migraña, Parkinson, esclerosis múltiple, epilepsia y otros problemas del sistema nervioso, así como consumo excesivo de alcohol o exposición a metales pesados y venenos.

Desvanecimiento o lipotimia

En este caso el mareo viene acompañado de una sensación de desvanecimiento, es decir, de debilidad en las piernas, pérdida de conciencia breve, palidez o visión borrosa.

Las causas de este tipo de mareo suelen relacionarse con cambios repentinos en la circulación sanguínea que modifican la tensión arterial provisionalmente. Estos cambios pueden asociarse  a incorporarse repentinamente, excesiva exposición al sol o al calor, estrés agudo, picos emocionales, anemia y deshidratación.

Otra causa común puede estar en la ingesta de medicamentos como ansiolíticos, antihistamínicos, descongestionantes y reguladores de la tensión.

Aunque con mucha menos frecuencia, los problemas cardíacos y los accidentes cerebrovasculares pueden producir este tipo de mareos.

Inestabilidad

Un cierto tipo de mareo produce sensación de desequilibrio, inseguridad al caminar y sensación de que los objetos se mueven en el espacio. Al igual que en el caso anterior, el episodio puede venir acompañado de visión nublada.

Suele producirse en personas con migraña, fuertes cargas de estrés, fatiga crónica, alta presión emocional o cuadros de depresión. Pueden producirse crisis por fobias y ataques de pánico.

Síntomas comunes del mareo

Los mareos suelen ser descritos con los siguiente síntomas:

  • Percepción de desequilibrio;
  • Sensación de movimiento;
  • Sensación de rotación (sensación de que el mundo da vueltas alrededor);
  • Percepción de movimiento en una dirección.

Tratamientos para el mareo

El tratamiento del mareo dependerá estrictamente de las causas a las cuales esté asociado. Es decir, dependerá del diagnóstico que haga su médico. En el caso de los mareos ocurridos por factores psicológicos, será fundamental el acompañamiento profesional del proceso, así como una disminución o eliminación de estimulantes nerviosos como el café y el tabaco, desencadenantes de las crisis.

En los casos de anemia o problemas de azúcar, la recuperación estará asociada necesariamente a una corrección en los hábitos alimenticios según el caso.

Cuando los mareos son producidos por problemas orgánicos concretos, como los que se han descrito con anterioridad, su médico deberá indicarle el tratamiento más adecuado. En muchos casos, será necesario reposo y medicación adecuada, como en la laberintitis. Algunos medicamentos comunes suelen ser benzodiazepinas, anticolinérgicos antihistamínicos y medicamentos contra las náuseas.

Consejos finales

Si usted es sensible a marearse, tome en cuenta lo siguientes consejos: +

  • No lea o trabaje en movimiento;
  • Hidrátese bien;
  • Disminuya el consumo de sustancias estimulantes como el café, el alcohol o el tabaco;
  • Evite las comidas copiosas;
  • No se incorpore abruptamente;
  • No vuele en avión si tiene alguna infección auditiva;
  • Si se marea, procure un lugar adecuado para sentarse y retomar energías.

Para aprender mas sobre el mareo y las diferencias entre sus tipos, consulte el siguiente vídeo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *