in

Hacer mozzarella en casa: 2 recetas fáciles y prácticas

Este queso italiano se puede usar en infinidad de platos

Hacer mozzarella en casa
Crédito: Pxhere

La mozzarella es un queso italiano que nació en la ciudad de Aversa, localizada en la provincia de Caseta. Sin embargo, es un lácteo que se comercializa y elabora en la actualidad en muchas partes del mundo. Y lo que es va más allá, hacer mozzarella en casa se ha convertido en una técnica muy común en muchos hogares, ya que es un alimento que se puede emplear tanto en pizzas, como en pastas o en ensaladas.

2 Formas de hacer mozzarella en casa

A priori, por ser un queso, algunas personas pueden pensar que su fabricación casera requiere mucho tiempo y esfuerzo. Pero esto no es así. Vea los siguientes ejemplos y aprenda a preparar con sus propias manos este delicioso lácteo.

Cómo hacer mozzarella en casa (receta 1)

Ingredientes

  • Leche entera pasteurizada: 4 litros;
  • Cuajo líquido: 1/2 cucharada;
  • Agua destilada: 170 ml;
  • Sal: 1/2 cucharadita de té.
  • Zumo de limón: 2 cucharaditas de té.

Modo de preparación

1. Hierva el agua a fuego lento hasta que alcance los 180ºC.

2. En un vaso mezcle el cuajo con el agua destilada.

3. Una vez que esté diluido el cuajo, agregue el jugo de limón y remueva la mixtura hasta que se quede disuelto el zugo del cítrico.

4. Coloque un litro de leche dentro de una cacerola a fuego lento y añada la mezcla de agua destilada con el cuajo y el jugo del limón. Mueva el líquido de ven en cuando,  así prevendrá que se la leche se pase.

5. Una vez que el preparado llegue a los 40ºC, apague el fuego y déjelo reposar durante 15 minutos.

6. Pasado el cuarto de hora, parta la cuajada en pedazos de dos centímetros y medio y espere cinco minutos.

7. Deposita la cuajada encima de un colador para ayudar a que el líquido que ésta suelta gotee dentro de la olla.

8. Una vez que acabe de colar toda la cuajada, eche el líquido colado de nuevo en el cazo.

9. Ponga el colador sobre la olla donde se está cocinando la cuajada y agregue la sal al lácteo.

10. Doble la cuajada para incrementar la extracción del suero y que luego la mozzarella quede más seca.

11. Eche parte del agua que se calentó al principio en un bol y añada 1/3 de la cuajada. Moldéela y prénsela.

12. Saque la cuajada del agua y extiéndala para, a continuación, plegarla en repetidas ocasiones.

13. Amase la pasta en forma circular cuando ésta esté sólida.

14. Para conservar mejor la mozzarella, haga una salmuera juntando un poco de sal y hielo con dos tazas de suero de leche. Una vez que el queso se haya enfriado, puede tirar la salmuera.

15. Coloque la mozzarella en un recipiente que se cierre herméticamente o cúbrala con un papel de plástico antes de meterla en la nevera.

Si deja el queso dentro del frigorífico puede durarle hasta siete días. Si por el contrario lo congela, tiene una fecha de caducidad de un mes.

Cómo hacer mozzarella en casa (receta 2)

Ingredientes:

  • Agua fría: 180 ml;
  • Leche pasteurizada: 3.7 litros;
  • Cuajo: 1/2 cucharadita de té;
  • Ácido cítrico en polvo: 1/2 cucharadita de té.

Modo de preparación

1. Disuelva el cuajo en 60 mililitros de agua en un vaso y en otro haga la misma acción con el ácido cítrico pero en el doble de agua.

2. Vierta la leche en una cacerola, calíentela a fuego lento y añada el ácido cítrico hasta que la mezcla alcance los 32ºC.

3. Adicione el cuajo y remueva los ingredientes durante medio minuto.

4. Apague el fuego y cubra el cazo por 10 minutos.

5. Abra la olla y corte la cuajada en cuadrados de dos centímetros. Si ve que la cuajada está muy sedosa, déjela reposar unos minutos más antes de partirla.

6. Calienta los ingredientes de nuevo hasta llegar a los 43ºC. No se olvide de removerlos para evitar que se quemen y/o peguen.

7. Cuele la cuajada en otra olla, vierta el suero que desprende en la olla original y caliéntelo hasta alcanzar los 85ºC.

8. Meta los pedazos de cuajada en el suero caliente durante 10 segundos. Cuando la saque dóblela y moldéela. Si ésta no está elástica, vuelva a introducirla en el suero caliente hasta que adquiera dicha textura.

9. Amase los pedazos de cuajada en forma de bolas.

10. Espere hasta que el queso mozzarella deje de estar caliente para consumirlo. Si no va a comerlo una vez que esté frío, puede ponerlo dentro de un recipiente con agua y hielo para que se conserve mejor.

Consejo:

Evite emplear leche ultrapasteurizada para hacer mozzarella en casa porque dicho lácteo no cuaja bien y, por tanto, no se creará una masa consistente para que se forme el queso.

Por otro lado, no se olvide de usar guantes de latex para manipular la mozzarella.

Asista al próximo vídeo para ser un experto y aprender las técnicas para hacer mozzarella en casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *