in

Enfermedades olvidadas por la industria farmacéutica

Estas dolencias afectan a un sexto de la población mundial, pero no se investigan

enfermedades olvidadas por la industria farmacéutica
Crédito de la imagen: Freepik

Las enfermedades olvidadas por la industria farmacéutica también se conocen como las dolencias desatendidas. Éstas afectan a un billón de individuos de todo el planeta. Dicha cifra equivale a un sexto de la población mundial. Puede parecer increíble que afectando a tantas personas estas enfermedades no se investiguen, pero existe un motivo detrás de esto.

Las enfermedades olvidadas por la industria farmacéutica

Crédito de la imagen: Freepik

La industria farmacéutica, al fin y al cabo es un negocio. Todo y que tratan con temas de salud, su objetivo es sacar el mayor provecho posible, económicamente hablando, de sus investigaciones. Por tanto, es fácil descifrar a qué se debe que existan enfermedades olvidadas por la industria farmacéutica. Éstas están relacionadas con las personas pobres. Por tanto, estudiar estas dolencias no les reporta ningún beneficio de vuelta.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha hecho una clasificación de 17 enfermedades desatendidas. Todas ellas son diferentes entre sí. Sin embargo, tienen un punto en común, afectan, principalmente, a personas con pocos recursos económicos e incluso en situación de miseria y en países subdesarrollados o en fase de desarrollo.

Lepra, teniasis, enfermedad de Chagas, tracoma, filariasis linfática, esquistosomiasis o la enfermedad del sueño son sólo algunas de las patologías que, algunas personas consideran del pasado. No obstante, estas dolencias no han sido erradicadas y las siguen padeciendo un gran número de individuos, los cuales suelen vivir en condiciones de higiene deficientes.

El hecho de que las personas pobres tengan poca fuerza ni voz política es otro agravante para que no se investigue sobre las dolencias desatendidas. Éstas sólo tiene repercusión si afecta a personas de clase media o media-alta. Un ejemplo es la enfermedad del dengue.

Tratamientos arcaicos

Crédito de la imagen: Freepik

Como no se avanza para encontrar mejores cura para las patologías que afectan a los más necesitados, los tratamientos que se emplean están desfasados. Asimismo, son poco eficaces y producen diversos efectos secundarios.

Un claro ejemplo es uno de los fármacos usados para la leishmania, el cual tiene más de 100 años. Éste se elabora con antimoniato, una sustancia muy tóxica. La misma mata al protozoario que provoca la infección. Al mismo tiempo, puede causar serios problemas renales o cardíacos en el enfermo.

Por desgracia, al hecho de que los tratamientos están obsoletos, se le debe añadir la dificultad para la prevención y el diagnóstico de este tipo de enfermedades.

Queda claro que, incluso la salud, entiende de clases sociales. Los que más tienen siempre serán los que más oportunidades tengan de vivir una buena vida. También de disfrutar de unos médicos y tratamientos avanzados acorde a su patología.

Para acabar, en el siguiente vídeo puedes conocer más datos sobre las enfermedades olvidadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *