in

Me encantóMe encantó

Consejos para limpiar la casa si alguien tiene rinitis

Tener rinitis y limpiar la casa son dos cosas que no combinan, pero pueden ser inevitables. Entonces, mira lo que no puedes olvidar hacer

Consejos para limpiar la casa si alguien tiene rinitis
Crédito de la imagen: Dicasonline

La rinitis alérgica es una inflamación de la mucosa nasal que provoca síntomas de picor y enrojecimiento en la nariz y los ojos, secreción nasal y estornudos. En algunos casos, especialmente cuando el aire es muy seco, puede causar hemorragias nasales.

Una de las actividades que desencadena las reacciones alérgicas es la limpieza de la casa, debido al polvo que sube y llena el aire. Entonces, ¿qué hacer para limpiar la casa sin hacer sufrir a quien tiene rinitis? Conoce estos útiles consejos.

Puertas y ventanas abiertas

Al limpiar, las puertas y ventanas deben mantenerse abiertas para que el polvo pueda salir y pueda entrar aire limpio.

Aspiradora

La escoba y la fregona levantan y esparcen la suciedad. Lo ideal, en una cosa con alguien con rinitis, es hacer la limpieza con una aspiradora y luego con un paño húmedo para quitar realmente el polvo suelto de superficies y rincones.

Productos para el inodoro

Puede ser agradable para quienes no tienen alergias, pero los productos de limpieza perfumados irritan la mucosa nasal de quienes tienen rinitis. Intenta usar productos neutros, sin olor o con el aroma más suave posible.

Sin acumular

En el hogar de una persona con rinitis, el minimalismo es el estilo ideal de organización y decoración. Cuantas menos cosas se apilen y acumulen, mejor, ya que estas pilas acumulan mucho polvo. Esto también es de utilidad para el tiempo de limpieza, que es más práctico y rápido.

Sábanas cambiadas

Inclusive usando una aspiradora y un paño húmedo, siempre se levanta un poco de polvo y, cuando cae, se queda encima de la ropa de cama. Entonces, al final de la limpieza, cambia siempre toda la ropa de cama de la persona con rinitis. Mientras limpias, aprovecha para dejar las almohadas al sol.

Limpieza del moho

Incluso si tu casa no está húmeda, siempre hay un poco de humedad en el baño, por lo que aparece moho. Haz una limpieza de este moho con cuidado, usando lejía diluida en agua o vinagre, para asegurar la eliminación en el hongo.

Nada de darle golpes a las alfombras

Lo ideal es que no haya alfombras peludas en casa de una persona con rinitis porque acumulan mucho polvo. Pero si una habitación tienes una alfombra peluda, evita golpearla o sacudirla. Si tienes que hacer esto, debes estar lejos de puertas y ventanas que permitan que el polvo regrese a la casa. Si tu eres la persona con rinitis, hazlo protegiendo su rostro, pero preferiblemente simplemente aspira bien la alfombra.

Aire acondicionado limpio

El aire acondicionado puede ser venenoso para las personas con rinitis, ya que seca el aire. Sin embargo, si tienes, debes mantenerlo limpio de acumulaciones de polvo, por dentro y por fuera.

Lee también: Consejos para enfriar la casa sin gastar en aire acondicionado

Lavar los peluches

Se deben evitar los peluches, ya que es como tener alfombras. Sin embargo, si los tienes, lávalos bien a máquina o en balde con regularidad para evitar la acumulación de polvo.

Protección para las manos y rostro

Si tienes rinitis y eres el responsable de la limpieza, lo mejor es que te pongas una mascarilla protectora y guantes de goma a la hora de realizar la limpieza. Si la rinitis es muy fuerte y causa irritación ocular, usa gafas protectoras, las transparentes que protegen también los lados de los ojos. Así sufrirás mucho menos.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Written by Ainhoa Delgado

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0
Cómo almacenar las patatas para mejorar su sabor

Cómo almacenar las patatas para mejorar su sabor

Neuropatía periférica

Neuropatía periférica: causas, síntomas y tratamiento