in

Cómo discrepar con eficacia y sin crear conflictos

Dar tu opinión con contundencia y firmeza es posible sin pelear

como discrepar
Crédito de la imagen: Freepik

Exponer la visión de las cosas es esencial para tener una buena comunicación, ya sea con la pareja, la familia o con los compañeros de trabajo. No obstante, hay ocasiones en las que la persona siente que sus criterios no tienen peso sobre los otros. Quizás eso se deba a que no sabe cómo exponer bien lo que quiere decir. Para ello, es fundamental saber cómo discrepar con eficacia sin discutir.

Cómo discrepar: 3 consejos

Ver que lo que las opiniones de uno no se tienen en cuenta puede provocar frustración, ira y enojo en la persona. No poner en práctica la inteligencia emocional en las dispuestas puede desembocar en riñas. Al alterarse, lo único que se consigue es perder la razón, aunque se tenga. Pero si aprendes cómo discrepar, verás que tus ideas ganan peso entre los otros.

Confianza

Por el afán de sentirse aceptado en la sociedad, la gente intenta hacer todo para agradar a los otros. Esto suele ocurrir cuando no se sienten queridas. Por tanto, siguen lo que los otros hacen, lo que demuestra que tienen poca personalidad. Ergo, el día que quieren decir algo, las personas no le prestan atención porque no lo toman en serio. Por ello, es muy importante tener confianza en uno mismo y tener criterio propio para las cosas.

Saber decir que no

Crédito de la imagen: Freepik

Saber decir que no en el momento cierto te servirá de gran ayuda para saber cómo discrepar. Pero, en primer lugar, debes hacer un análisis de tu persona y darte cuenta qué es lo que afecta negativamente a tu persona. Si no estás bien contigo mismo, sobre todo por actitudes de los otros, debes  ponerle freno a la situación. Es bueno ser generoso y estar dispuesto a ayudar a los  demás, pero eso no te tiene que poner a ti en bretes.

En el caso de que tengas una relación de pareja, debes pensar si ere feliz o no y si el estar con esa persona está haciendo que dejes de hacer las cosas que a ti te gustan por complacer al otro.

Tienes que tener presente que decir que no, al principio, te costará. Pero a la larga, te reportará beneficios a nivel personal.

Encontrar el equilibrio

Cuando aprendas a decir que no, debes encontrar un equilibrio. No puedes pasar de ser alguien obediente a una persona taxativa en todo de un día para otro porque dicha actitud te hará ser una persona autoritaria que no respeta las opiniones de los otros y que sólo quiere imponer las suyas.

Dialogar desde el respeto y hacer ver a los otros tu visión hará que tengas más éxito que si impones las cosas. Debes tener en cuenta que el ‘no’ tiene un poder destructivo muy grande. Por tanto, en ocasiones, puede ser contraproducente. Es por ello que debes usarlo en el momento justo.

Para acabar, puedes conocer más técnicas para saber discrepar en el siguiente vídeo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *