in

Paso a paso del bizcocho más esponjoso del mundo

Conoce los trucos indispensables para conseguir confeccionar siempre pasteles esponjosos y que no se marchiten. ¡Esto hará la diferencia en el resultado final!

bizcocho más esponjoso del mundo
Crédito de la imagen: Dicasonline

Siempre que haces pasteles, ¿tu preocupación es que estos crezcan y se queden bien esponjoso, verdad? Sin embargo, esto no siempre sucede. ¿A que no? ¡Esto acaba siendo una tremenda frustración! Para que esto no sea así, se presentan los secretos para que tu próxima tarta sea la más esponjosa del mundo y crezca bastante.

Receta del bizcocho más esponjoso del mundo 

Ingredientes

  • Azúcar: 1 y ½ taza;
  • Mantequilla  o margarina: 1 jícara;
  • Huevos: 2 unidades;
  • Leche: 1 jícara;
  • Harina de trigo: 2 tazas;
  • Levadura: 1 cucharada sopera.

Modo de preparación:

1. Empieza por tamizar el azúcar en un recipiente. En el pasador quedarán los gránulos más grandes que harán pesar el pastel. Este es el primer secreto.

2. A continuación, añade la mantequilla a temperatura ambiente, preferiblemente, sin sal.

3. Mueve con cuidado para obtener una crema homogénea.

4. Tendrás que usar el pasador también para los huevos. Notarás en ella una piel dejada por los huevos. Si no deseas que quede un sabor fuerte en el bizcocho, haz este paso.

5. Agrega los huevos. Podrás advertir que la masa formará burbujas de aire. Bate bien, ya sea a mano o con la batidora.

6. Después, pon la leche a temperatura ambiente. Es importante también para que el pastel crezca bastante. ¡No batas, sino mezcla los ingredientes!

7. Pon la harina, previamente tamizada.

8. Continúa entreverando y coloca la levadura. Mezcla siempre para evitar batir y crear burbujas.

9. Llegó el momento de calentar el horno a 200º C durante 15 minutos.

10. Después de haber mezclado bien la masa, viértela en un molde, untada y espolvoreada con harina.

11. Si la masa está irregular, no la batas en el molde ya que puedes perjudicar el crecimiento. En este punto es más adecuado que gires el molde.

12. Puedes, entonces, dejar la torta en el horno durante media hora, evitando abrir la puerta ya que podría afectar a la esponjosidad del bizcocho.

13. Cuando la tarta empiece a oler, deberá estar lista.

14. Por último, retira el molde con cuidado. A continuación, puedes colocar un almíbar de azúcar y naranja sobre la torta o dejarla tan simple.

Después de todo este proceso, tendrás como resultado el pastel más esponjoso del mundo. ¡Acredita que resulta! ¡Prueba a hacerlo y lo comprobarás!

Mira el siguiente vídeo para descubrir los secretos para preparar un bizcocho que crezca y quede esponjoso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *