in

Beber con pajita es malo: descubra por qué

Después de conocer los daños de salud y ambientales que producen las pajitas, piense: ¿realmente vale la pena el riesgo?

Beber con pajita es malo
Créditos de la imagen: Pixabay

Conocidos como pitillos, pajillas o popotes, las pajitas se han convertido en un auténtico tema de debate, que ha llevado a considerar hasta qué punto beber con pajita es malo o bueno. En efecto, son muchas las discusiones que se han levantado al respecto: ¿acaso las pajitas realmente hacen una diferencia en el cuidado de la salud? ¿Son realmente necesarias? Y si no lo son, ¿estarían contaminando el ambiente innecesariamente? Conozca algunos de los argumentos según los cuales beber con pajita es malo.

Beber con pajita es malo… dicen algunos investigadores

Los popotes, pajitas o pitillos acompañan el día a día. La mayor parte de los restaurantes ofrecen a sus clientes pajillas sin que estos se las pidan.

En principio, este producto fue creado para garantizar la higiene a la hora de ingerir bebidas. A la vez, ha resultado un instrumento útil para quienes tienen dificultades en realizar estos procesos, como pacientes en cama.

Sin embargo, no es del todo cierto que las pajitas protejan a las personas de contaminaciones. Esto se debe a dos razones:

1. Con limpiar la embocadura de envases antes de llevarlos a la boca sería suficiente;

2. La pajilla es manipulada por personas que pueden transmitir microbios y bacterias antes de llegar al consumidor final.

Por eso, algunos investigadores han señalado que este producto debe ser boicoteado. Esto obedece a que sus beneficios son cuestionables, mientras que sus daños son comprobables.

Consecuencias para la salud

El uso de pajitas puede afectar la salud, a pesar de la vana promesa de protegerla. Entre los daños posibles pueden enumerarse los siguientes:

  • Antes de llegar a las manos del consumidor, la pajilla ha pasado por las manos del mesonero, del personal de limpieza, del distribuidor, entre otros. Si la pajilla está expuesta en una barra para que el público la tome, ¡imagínese cuántas manos las han tocado! Excepto que se trate de pajillas revestidas, usted esta expuesto a contaminarse.
  • El material con que se fabrican las pajitas contiene elementos cancerígenos para el organismo, capaz de absorber sus propiedades perjudiciales. Los estudios revelan que se ha detectado la presencia de estas sustancias en el 93% de la población juvenil analizada.
  • Cuando se usa pajita para beber, se traga mucho aire y este luego estimula la producción de gases en el intestino, los cuales pueden causar dolor.
  • Favorece la aparición de arrugas de expresión, debido a los movimientos que estimula para poder beber de ella.

Consecuencias ambientales

En realidad, el mayor daño que producen las pajillas es ambiental, pues son parte del terrible flajelo de la contaminación plástica. Considerando que no representan beneficio alguno para la salud, usarlas sí representa una amenaza al planeta.

Las pajitas son fabricadas con un plástico que tarda al menos 200 o 300 años en descomponerse. eso significa que son altamente contaminantes.

Considere que se producen más de 500 millones de pajitas por año en el mundo, las cuales se usan una sola vez para luego ser desechadas. Si solo se recicla el 5% del plástico producido, calcule usted mismo los daños ambientales.

Son muchos los animales que sufren por las pajillas, ya que cuando estas llegan al mar, se introducen en las vías respiratorias de muchos de ellos, comprometiendo su vida. De hecho, más del 44% de las criaturas marinas han tragado plástico.

Hoy en día, se cuenta más de un millón de animales marítimos (aves y mamíferos) que han muerto a causa del plástico en el mar.

Consejos finales

Vistos los daños de salud y ambientales que producen las pajitas, ¿realmente vale la pena el riesgo? No solo no son necesarias para la función que debían cumplir, sino que son perjudiciales para nuestro medio ambientes, prácticamente fatales para muchas criaturas. Preguntamos una vez más: ¿vale la pena? Consulte el siguiente vídeo y descúbralo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *