in

Nicole fue a colocar combustible, pero cuando llegó a la estación vio a un hombre llorar desconsoladamente

El corazón de esta mujer es muy grande

La vida a veces nos puede sorprender, un día podemos estar arriba y otro abajo. Por ello es importante siempre tener los pies sobre la tierra, ser humildes, siempre amar y buscar la felicidad sin importar los bienes materiales.

Charlie, un constructor local, había perdido su trabajo y casi todo su dinero, debido a una enfermedad que no le permitió trabajar por más de un año. Este hombre tiene una familia, conformada por su esposa y sus dos hijas. Los últimos días ya habían agotado todos sus ahorros, habían vendido muchas de sus pertenencias, incluyendo sus chaquetas de invierno y se encontraban pasando por una muy dura situación económica, además de tener dificultades para sobrellevar el frío clima.

Una mañana en la que la temperatura era de -12 grados centígrados,  Nicole Heintz se disponía a colocar gasolina como de costumbre. Llegó a la bomba de gasolina y mientras se encontraba abasteciendo su vehículo logró ver en la esquina del establecimiento un automóvil con una mujer y dos niñas dentro, llenas de frío, cubriendo su cara con sus manos y compartiendo una cobija.

Al terminar de abastecer su automóvil se dirigió hacia el vehículo pero fue interrumpida por Charlie, quién vestía un fino pantalón, zapatos y medias rotas, el hombre lleno de lágrimas le dijo: “Le fallé a mi familia, no tengo trabajo, no tengo dinero”,  “No tengo la capacidad de ofrecerles ropa para el invierno, no sirvo para nada”.

Nicole se sintió en la obligación de ayudar a este hombre, por lo que le dijo: “Quédese tranquilo, hoy invito el tanque de gasolina”. El hombre no lo podía creer, estaba muy agradecido y emocionado. En ese momento su esposa bajó del automóvil y de esta forma Nicole pudo notar que la mujer también tenía la ropa muy rota y debía estar sufriendo por el frío.

Casualmente Nicole tenía ropa en la maleta de su auto, ya que hace unos días había limpiado su armario. Así que le dijo a la esposa de Charlie y a sus hijas que por favor tomaran lo que necesitaran de la maleta.

 

 

La familia estaba muy conmovida y agradecida con Nicole, su ayuda fue realmente grandiosa.

Al ver a la familia y a Nicole, otras personas que se encontraban en la bomba de gasolina notaron que sucedía algo. Se acercaron a ellos y al conocer la historia no dudaron en ayudarlos. Un hombre le regaló su chaqueta a Charlie y otro le dio un poco de efectivo.

Nicole compartió lo sucedido en redes sociales y su gesto se ha vuelto viral. Esta historia es sólo una demostración de que todavía existen personas buenas en el mundo.

¡Sigamos el ejemplo de Nicole!, ayudemos al prójimo de forma desinteresada y ofrezcamos nuestro apoyo siempre que sea necesario.

hombre llorar desconsoladamente

A continuación le invitamos a ver el siguiente video:

¿Le gustó este artículo? ¡Compártalo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *