in

Artritis: causas, síntomas y tratamiento

Descubra todo lo que hay que saber

artritis
Crédito de imagen: Pixabay

La artritis es una enfermedad del espectro del reumatismo, la cual abarca un número importante de problemas. Se caracteriza por la inflamación de las articulaciones, lo que deriva en dolor crónico, deformación y disminución de la movilidad o rigidez.

Suele afectar más a las personas de la tercera edad, las mujeres, las personas obesas y las personas cuyos organismos no son capaces de absorber todos los nutrientes de los alimentos.

Todo lo que hay que saber sobre la artritis

La artritis abarca un amplio espectro de variedades, por tanto, sus causas pueden ser muy diversas y sus tratamientos dependerán de su especificidad. Veamos algunos de sus aspectos más importantes:

Causas generales de la artritis

  • Herencia;
  • Edad;
  • Desgaste de las articulaciones;
  • Traumatismos;
  • Enfermedades autoinmunes;
  • Sobrepeso;
  • Acumulación de cristales por ácido úrico;
  • Infección por bacterias, virus o hongos;
  • Lesiones producidas por actividades repetitivas (suele afectar a deportistas o artistas profesionales).

Síntomas

  • Inflamación de las articulaciones;
  • Rigidez, especialmente al levantarse de la cama;
  • Dolor crónico;
  • Enrojecimiento de la articulación afectada;
  • Disminución en la capacidad de movimiento;
  • Fatiga.

Tipos de artritis

Además de las causas anteriormente mencionadas, la artritis puede provenir de enfermedades o traumas, que unidos a la mala alimentación y nutrición condicionan las articulaciones.

Artritis degenerativa: altera el cartílago de las articulaciones y produce hipertrofia de los huesos. Además de la rodilla, puede afectar la columna espinal y las articulaciones coxofemorales.

Artritis reumatoide: es una enfermedad producida desde el sistema inmunológico. Afecta los tejidos, el revestimiento de las articulaciones y los cartílagos.

Artritis piogénica: es causada por la presencia de bacterias, lo que hace que su tratamiento sea urgente. Las bacterias que la causan son la Staphylococcus aureus y la Nisseria gonorrhoeae.

Artritis psoríaca: tal como da a entender su nombre, se relaciona con la psoriasis, una enfermedad de la piel que termina por afectar las articulaciones.

Artritis séptica: puede ser causada por bacterias, virus u hongos, tales como las bacterias de la gonorrea o la tuberculosis. Puede afectar a  personas jóvenes.

Espondilitis anquilosante: afecta más a los hombres, aunque algunas mujeres la sufren también. En la mayoría de los casos se relaciona con HLA B27. Compromete la columna vertebral y las áreas sacroilíacas.

Gota: también suele afectar más a los hombres. Surge por la acumulación de cristales de ácido úrico en la sangre, lo que aqueja también a los riñones.

Osteoartritis o artrosis: se trata de la degeneración del cartílago articular, que produce rigidez y dolor. Suele afectar más a las personas obesas.

Tratamientos

Lamentablemente no existe todavía la cura para la artritis, pero puede tratarse y se puede disminuir al mínimo los dolores que produce.

Desde el punto de vista farmacéutico, suele tratarse con medicamentos desinflamatorios, corticoesteroides y antirreumáticos.

Los resultados son mejores cuando se acompaña el tratamiento con fisioterapia. La cirugía puede ayudar pero solo en casos extremos, ya que implican la reconstrucción o sustitución de las articulaciones.

Consejos finales:

Un estilo de vida saludable, con una alimentación sana y una buena rutina de ejercicios adecuada al caso, son fundamentales para eliminar el dolor. Esto implica que una persona con artritis no necesariamente debe sufrir terribles dolores de por vida, sino que puede disminuirlos y evitarlos con un tratamiento y estilo de vida adecuados.

Si quiere saber más sobre cómo tratar esta enfermedad de forma natural, consulte el siguiente vídeo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *