in

DivertidoDivertido Me encantóMe encantó IncreíbleIncreíble LindoLindo

¿Tienes canas? ¡Usa agua de patata y dejarás de teñirte!

Descubre una solución natural para cubrir las canas: ¡agua de patata! Después de leer el artículo, dejarás de usar tintes caros y cargados de químicos, los cuales solo malogran tu cabello

agua de patata y dejarás de teñirte
Crédito de la imagen: Dicasonline

Un hombre con canas o con el cabello grisáceo puede, según la mayoría de las mujeres, tener mucho encanto. Si eres una mujer que está leyendo este artículo, quizás se te venga a la mente George Clonney o Richard Gere, por ejemplo. Cierto es que, a determinados hombres, les gusta tener esa apariencia ya que les encanta verse con el pelo así y con ese toque de glamour o sensualidad.

A pesar de ello, en el lado opuesto se encuentran las mujeres. A muchas de ellas, no siempre les agrada el hecho de verse con canas. Para algunas, el hecho de tener cabellos blancos hace que se entristezcan porque consideran que se ven más mayores, y es por ello que recurren a los tintes para ocultar las canas.  Pero con esta actitud están gastando mucho dinero, además de exponiendo a su cabello a un gran riesgo debido a la cantidad de químicos que contienen los tintes que se aplican.

Es importante que seas consciente de que, el uso de tintes no es la mejor opción para cubrir tus canas. Es más, en verdad estás dañando tu cabello. Para evitar esto, se expone una solución más natural, barata y saludable.

El tratamiento milagroso para las canas

Podrás aplicar en tu cabello un tratamiento fácil con resultados agradables. En otras palabras, esto implica asegurarte de que tu cabello recupere su color natural por más tiempo. Asimismo, el truco es tan práctico que a penas vas a precisar agua y patatas.

Aprende cómo realizar el tratamiento:

1. Para empezar, quitando las cáscaras de algunas patatas.

2. Puedes usar el tamaño de un vaso americano (200 ml.) para saber cuántos utilizar.

3. A seguir, colócalas en una cacerola con tapa, junto con dos vasos de agua estadounidenses y cocina las patatas durante 30 minutos.

4. En cuanto hierva, revuelve un poco y espera 5 minutos.

5. Después, apaga el fuego y deja que se entibien.

6. Cuando estén templadas, cuela el líquido para eliminar las cáscaras. Tendrá un color oscuro y ese será el gran secreto del tratamiento.

7. Lávate el cabello como de costumbre y enjuágatelo bien.

8. En seguida, con un pincel, aplica este líquido en el cabello para hacer el tratamiento de color.

9. Por último, deja que actúe durante 30 minutos, enjuaga con agua y usa tu champú habitual.

Para obtener resultados más rápidos y verdaderamente notables, se aconseja aplicar este tratamiento varias veces. Por si no lo sabías, el agua de patatas es muy adecuada para promover la nutrición de tu cuero cabelludo. Asimismo, esta es capaz de dar fuerza a los mechones y hacer que el cabello crezca, debido a las vitaminas y minerales que la componen.

Estarás tan contenta con los resultados que ya no volverás a la peluquería para teñirte las canas con tintes. ¡Comparte esta receta con tus amigos/as, quienes la encontrarán realmente útil y, casi seguro, que también la probarán!

En caso de que tengas alguna duda, puedes mirar el siguiente vídeo para entender el procedimiento. Todo y que está en inglés, si tienes en cuenta las instrucciones expuestas, anteriormente, te será más fácil comprenderlo.

Importante: Los datos expuestos en este artículo no remplazan a la opinión de un profesional. Ten en cuenta que cada cabello es diferente y puede reaccionar de manera distinta a la mencionada.

What do you think?

-6 points
Upvote Downvote

Written by Ainhoa Delgado

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0
romero es una hierba tan poderosa

Conoce por qué el romero es una hierba tan poderosa

pastel esponjo

7 Consejos para dejar siempre un pastel esponjo y húmedo